La empatía también está en los genes

.
Ser más o menos empático puede depender de la carga genética y también del aprendizaje. En esta capacidad tan humana de percibir e interpretar las emociones de los demás, es decir, de sufrir cuando los demás sufren o de alegrarnos de la felicidad de los demás, ejercen un papel destacado las áreas frontales del cerebro.
.
.

La empatía, es decir, la capacidad de ponerse en la piel de otra persona, no solo es fruto de la educación recibida o de la propia experiencia, sino que también tiene un componente genético. Lo dice un estudio liderado por la Universidad de Cambridge que apunta que las mujeres son más empáticas que los hombres y que las personas con autismo tienen disminuida esta capacidad.

Una capacidad que, según el neurocientífico y profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Diego Redolar, también podría estar alterada en personas que sufren otras patologías, como esquizofrenia, trastorno de Asperger (un síndrome del espectro autista), trastornos de personalidad u otras condiciones psiquiátricas. La explicación, según el experto, hay que buscarla en las bases neurales, "un conjunto de circuitos cerebrales subyacentes a lo que llamamos teoría de la mente que, en el caso de estas personas, no funcionan correctamente". Redolar explica que la teoría de la mente es la habilidad para comprender y predecir la conducta de otras personas, sus conocimientos, las emociones, las intenciones y las creencias.

En esta capacidad tan humana de percibir e interpretar las emociones de los demás, es decir, de sufrir cuando los demás sufren o de alegrarnos de la felicidad de los demás, ejercen un papel destacado las áreas frontales del cerebro; en concreto, algunas regiones de la corteza prefrontal derecha, la amígdala, la corteza cingulada anterior y la unión temporoparietal. "Los lóbulos frontales son muy importantes en las funciones cognitivas más específicamente humanas, como la autoconciencia, la personalidad, los juicios morales o la empatía", explica Redolar, que diferencia entre dos tipos de empatía: la cognitiva y la emocional.

La primera está relacionada con la capacidad de conocer los pensamientos y sentimientos de otra persona, mientras que la segunda se refiere a la capacidad de reaccionar con una emoción apropiada a los pensamientos y sentimientos de los demás.

Un estudio en el que participan los investigadores de la UOC Elena Muñoz, Raquel Viejo y Diego Redolar parte de la tesis de que para cada uno de estos tipos de empatía intervienen estructuras cerebrales concretas: la amígdala y la corteza prefrontal ventrolateral son estructuras fundamentales en el reconocimiento emocional, y la corteza prefrontal dorsolateral es una región esencial en el control cognitivo. Redolar apunta que lesiones en esta parte del cerebro producen alteraciones en la toma de decisiones y el funcionamiento ejecutivo en el procesamiento de la información.

Sin embargo, Redolar quiere dejar claro que la empatía no solo se explica por el factor genético, sino por muchos otros factores. "No podemos decir que tenemos el gen de la empatía. Si no se esconde ninguna patología detrás, tenemos que hablar de funciones multifactoriales", sostiene el profesor, que también es investigador del grupo de investigación Cognitive NeuroLab de la UOC. Añade que ser más o menos empático puede depender de la carga genética, pero también del aprendizaje o la experiencia vital de cada persona.

Las mujeres, más empáticas

De hecho, el estudio liderado por la Universidad de Cambridge, publicado en la revista Translational Psychiatry, constata que solo el 10% de las diferencias individuales de la empatía en la población se deben a la genética y que es muy importante conocer los factores no genéticos que explican el 90 % restante. El estudio no ha identificado todavía los genes específicos involucrados en la empatía.

El estudio también revela que las mujeres son más empáticas que los hombres. En promedio, la puntuación de las mujeres en el cuestionario es de 50 sobre 80, mientras que la de los hombres es de 41 sobre 80. Pero esta diferencia, según se desprende del documento, no se debe a nuestro ADN, sino que se explica más bien por factores biológicos, como la influencia de la hormona prenatal, u otros factores, como la socialización.

El estudio también encontró que las variantes genéticas asociadas a un nivel de empatía más bajo también se vinculan a un riesgo de autismo más elevado. De hecho, estudios anteriores ya habían puesto de manifiesto que, en promedio, las personas con autismo tienen una puntuación más baja en el test, un hecho que se debe a que son personas que tienen dificultades con la empatía cognitiva (la capacidad de conocer los pensamientos y sentimientos de otra persona), aunque pueden mantener intacta la empatía afectiva.

En la muestra de este estudio participaron 46.000 personas, que completaron el Empathy Quotient, un test diseñado hace quince años por la Universidad de Cambridge y que mide tanto la empatía cognitiva como la afectiva. Además, se les tomó una muestra de saliva para hacer el análisis genético.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadGenéticaInvestigación

La cultura y el desarrollo de cada país determinan las fuentes de información que los turistas europeos utilizan a la hora de viajar

.
La investigación, publicada en el Journal of Travel Research, ha sido realizada por los profesores Michael Greenacre (UPF y Barcelona GSE) y Tor Korneliussen (Nord University de Noruega). El artículo ganó un premio al mejor paper de 2017, otorgado por la Economic Research Fund Foundation
.
.

La capacidad de atraer turistas es crucial para el éxito de las empresas del sector. Hay mucho interés en conocer cuáles son las fuentes de información que utilizan las personas a la hora de seleccionar un destino, y además cuando en Europa el turismo es una industria masiva, que ha convertido a sus ciudadanos en unos viajeros habituales.

Una segmentación internacional y una estrategia diseñada para atraer turistas debería incluir una identificación de las fuentes de información utilizadas para este mercado. La promoción de los destinos a través de los países es una tarea fundamental para el éxito de las industrias turísticas, y no siempre es fácil de conseguir.

Una investigación realizada por Michael Greenacre, investigador del Departamento de Economía y Empresa de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y de la Barcelona Graduate School of Economics, conjuntamente con Tor Korneliussen, profesor de la Nord University de Noruega, investiga los patrones turísticos europeos e identifica qué tipo de fuentes de información utilizan las personas a la hora de planificar sus viajes y sus vacaciones.

La investigación, bajo el título "Information Sources Used by European Tourists: A Cross-National Study", se publicó en la revista Journal of Travel Research, y obtuvo el premio al mejor paper 2017 de la fundación Economic Research Fund Foundation de Noruega, vinculada a la Nord University Business School.

El profesor Korneliussen recogió el premio, en representación de los dos autores, en el transcurso del acto de entrega de los galardones, que tuvo lugar el pasado 28 de mayo en Noruega. Michael Greenacre ha descrito el estudio como "una colaboración muy fructífera entre un experto en marketing y un estadístico".

Según los autores, "nuestros resultados son muy relevantes desde el punto de vista descriptivo, pero también desde el punto de vista de implementación de las políticas de gestión, ya que permiten adaptar las estrategias de marketing turístico a cada mercado o a cada país, para que los esfuerzos de publicidad y promoción sean más eficaces y eficientes".

Agrupación de los países europeos en seis segmentos homogéneos

Una novedad de este estudio es que se basa en una técnica estadística que se utiliza para agrupar países dentro de las dimensiones de las fuentes de información preferidas, llamada "análisis de correspondencias".

Los autores definen dos dimensiones: en primer lugar, las fuentes de información comerciales versus les no comerciales (por ejemplo, agencias de viaje y catálogos versus experiencias personales y recomendaciones); y en segundo lugar, dentro de la categoría comercial, una diferenciación entre agencias de viaje y, por otra parte, Internet, catálogos y guías.

En función de cómo se ubican los diferentes países en estas dos dimensiones, se van situando en cuatro cuadrantes, que permiten agrupar los países en seis grupos diferenciados (seis segmentos bien definidos de comportamiento diferentes): dos segmentos en el norte de Europa, un en la zona media, uno al sur de Europa, y dos en la parte oriental. Cada uno de estos grupos incluye países muy similares: de hecho, la segmentación coincide bastante con la situación geográfica de los países y con su entorno cultural, a pesar de algunas excepciones puntuales.

Hay una clara diferencia entre países orientales y occidentales. Por ejemplo, el grupo 6 (Francia, Alemania, Bélgica) tiende a utilizar más información comercial, mientras que el grupo 1 (Hungría, Bulgaria, Lituania) la utiliza menos. Asimismo, hay una clara división entre los países del norte y del sur: el grupo 4 (Dinamarca, Finlandia y Holanda) busca información mucho más a través de fuentes personales que Italia y España (Grupo 5).

Relación con el PIB per cápita y el acceso a Internet

Los autores relacionan estas diferencias con las características específicas de cada país, como el PIB per cápita y el acceso a Internet: los países con un PIB per cápita más elevado parecen utilizar más fuentes no personales, que se pueden explicar por sus ingresos más elevados y la capacidad de su gente para elegir lugares más alejados como destino de vacaciones. El hecho de tener más acceso a Internet también puede animar a los individuos a buscar información fuera de la dimensión comercial.

Los autores, a pesar del gran potencial de implementación de esta investigación en las políticas culturales, sugieren que una nueva segmentación de las diversas "culturas" existentes dentro de cada país, en una escala regional, podría enriquecer el estudio y permitir unos resultados aún más detallados sobre el comportamiento de los europeos para recoger información para sus planes de viaje.
.
.
Referencia | Tor Korneliussen, Michael Greenacre (enero 2017). “Information Sources Used by European Tourists: A Cross-National Study”. Journal of Travel Rearch.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadConsumoVeranoComunicación

¿Duelen los huesos más por el frío y la humedad?


¿Quién no ha oído decir alguna vez ‘los huesos me duelen más con el frío y con la humedad’ o la típica frase de ‘hoy me duelen los huesos, va a cambiar el tiempo’. Pero, ¿qué hay de realidad en estas afirmaciones?, ¿los huesos duelen más en invierno y, además, pueden pronosticar cambios meteorológicos?
.
.
El profesor de la Universidad de Alcalá (UAH), Miguel Ángel Plasencia, Jefe de Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, responde que no, sumándose de este modo a recientes artículos científicos que tratan de romper con este mito. Entonces, ¿qué ocurre para que la mayoría de las personas tengamos esa percepción? Se habla, incluso, de personas que son "meteorosensibles", es decir, que detectan más que el resto los cambios en el tiempo.

Plasencia señala que "se trata de una creencia errónea: los huesos no duelen más con el frío y la humedad, entre otras cosas porque los huesos no tienen ninguna capacidad de generar dolor por cambios meteorológicos". No obstante, matiza que "otra cosa es que el frío y la humedad hagan que estemos más contraídos, más entumecidos, y eso nos provoque más contracturas o problemas en la espalda, en el cuello o en los hombros, por ejemplo".

El experto de la UAH también indica que "es más objetivo pensar que el frío y la humedad pudieran afectar a las articulaciones, al líquido sinovial, provocando molestias debido a los cambios de la temperatura… Pero en las articulaciones, nunca en los huesos".

Los huesos sí pueden doler, claro, "cuando se rompen o se produce algún golpe o traumatismo. Lo que sucede en este caso es que la capa que rodea el hueso paraliza la inervación, el riego". También pueden doler cuando aparece una infección o un tumor… "pero ni en el caso de que esté deformado o más arqueado, tiene por qué doler", añade.

Las articulaciones sí molestan más

¿Qué pasa con las articulaciones cuando hay cambios de temperatura? "Se produce una mayor rigidez articular, se contraen los músculos, los tendones y los ligamentos y eso genera más molestias de las habituales".

La solución a estas molestias es poner calor sobre la zona afectada, porque de ese modo "se alivia el dolor al proporcionar un mayor aporte sanguíneo". Ni siquiera está demostrado que los traslados a unas zonas más cálidas garanticen la desaparición del dolor, "porque hay gente que con la misma patología le viene mejor un clima más frío y a otros un clima más cálido. No hay reglas establecidas".
.
.
.
.
.
ETIQUETASSaludClimaSociedad

La soledad es un factor de riesgo para la mortalidad


Un trabajo pionero de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha analizado todos los estudios enfocados en la soledad y la mortalidad publicados hasta la fecha en todos los idiomas. Los resultados se presentan en PLOS ONE.
.
.
El sentimiento de soledad es una sensación subjetiva en la que la persona experimenta insatisfacción con las relaciones sociales. Para averiguar qué relación existe entre este sentimiento y la mortalidad, investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han llevado a cabo un exhaustivo trabajo de revisión pionero en su campo.

El meta-análisis incluye población general y población clínica e institucionalizada y no realiza restricciones de tiempo ni de idioma. Los resultados, publicados en la revista PLOS ONE, revelan que la soledad es un factor de riesgo para la mortalidad, y que esta relación es más fuerte en hombres que en mujeres.

“La relación es más fuerte en hombres posiblemente por varias razones. La primera es que las mujeres tienden a admitir más fácilmente sentimientos de soledad, y los hombres reconocen sentirse solos cuando la severidad y el impacto de estos sentimientos son mayores. La segunda hace referencia a que la soledad está relacionada con la salud y en ocasiones los hombres tienen actitudes negativas para acudir a los servicios de salud”, afirma Laura Rico, primera autora del artículo.

“También –añade– podemos decir que algunos estilos de vida poco saludables, por ejemplo, el consumo de tabaco y el alcohol, están asociados con la soledad, y estos son más frecuentes en hombres que en mujeres”.

La misma investigadora señala la necesidad de estrechar la colaboración entre servicios sociales y de salud, así como entrenar a profesionales de la salud para identificar las necesidades sociales de los pacientes y referirlos a servicios adecuados a tiempo, con el fin de evitar mayores problemas de salud, gasto sanitario y aumento de riesgo de mortalidad.

El trabajo fue llevado a cabo por investigadores del Departamento de Psiquiatría de la UAM, Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud, dirigido por el Profesor José Luis Ayuso Mateos y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM).
.
.
Referencia bibliográfica | Rico-Uribe L, Caballero FF, Martín-María N, Cabello M, Ayuso-Mateos JL, Miret M. Association of Loneliness with All-cause Mortality: A Meta-Analysis. PLOS ONE. Doi: 10.1371/journal.pone.0190033.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadPsicologíaSalud

El efecto de las aerolíneas de bajo coste en los aeropuertos españoles


Este estudio, publicado por la revista científica Journal of Air Transport Management, mantiene que el 88% del tráfico con Europa de las low cost es nueva demanda, porcentaje que cae al 35% en los vuelos nacionales. En este último mercado, las low cost han tenido un verdadero carácter depredador sobre las aerolíneas tradicionales.
.
.
En 2017 el sistema aeronáutico español ha batido todos los record de tráficos, con más de 249 millones de pasajeros, en gran parte debido al empuje de las “low cost”. Este 2018 se cumplen dos décadas de la llegada de las aerolíneas “low-cost” a España. En este contexto, un estudio del grupo de investigación Applied Economics & Management, con sede en la Universidad de Sevilla, cuantifica el impacto que las aerolíneas de bajo coste han tenido sobre las restantes categorías de aerolíneas incluyendo, de forma internacionalmente novedosa, las aerolíneas chárter. Esta investigación ha sido financiada, en convocatoria competitiva, por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Este estudio, cuyo investigador principal es el catedrático de Economía de la US José Ignacio Castillo Manzano, ha sido desarrollado por los profesores Mercedes Castro-Nuño y Lourdes López-Valpuesta, de la citada Universidad, y por el profesor Diego Pedregal Tercero, de la Universidad de Castilla-la-Mancha. Para la profesora Castro-Nuño “el impacto de las low cost también sobre las chárter ha cambiado el sector turístico español, llevándolo a una constante carrera de máximos históricos, hasta los 82 millones de 2017”. Gracias a las low cost, aeropuertos como el de Sevilla han experimentado un desarrollo inimaginable hace una década, en este caso superando los 5 millones de pasajeros en 2017.

Este trabajo lleva a cabo la evaluación más profunda y extensa realizada sobre esta cuestión hasta la fecha. Para ello se implementaron diferentes modelos econométricos avanzados de series temporales en el periodo 1999-2016, incluyendo múltiples variables de control como la evolución económica, los ataques terroristas, los accidentes aéreos o los cambios en el calendario, entre otras muchas.

Aunque gran parte del tráfico de las aerolíneas low cost es nueva demanda, debida tanto a nuevos viajeros como a un aumento del número de viajes por año por pasajero, también han sido destacables los efectos sustitución-expulsión sobre las otras categorías de aerolíneas.

De esta forma, para los vuelos europeos, el 88% del tráfico de las low cost es nueva demanda, y el 12% proviene de las otras aerolíneas. Concretamente, por cada 1.000 nuevos pasajeros de las low cost en vuelos con Europa, las chárter perderían unos 79 y las aerolíneas tradicionales unos 38. Para el profesor José Ignacio Castillo, la liberalización del espacio aéreo en Europa, que permitió el desarrollo de las low cost, unido a la creación del Espacio de Schengen, ambas medidas a mediados de los 90, configuran posiblemente el conjunto de políticas más eficiente de integración europea, en cuanto a las personas. “Nunca se ha conseguido tanto por comunicar Europa, gastando tan pocos recursos económicos”. De esta forma, se han multiplicado las conexiones directas entre sus ciudades, especialmente las de tamaño medio, en una escala sin precedentes en la historia moderna.

En el mercado aéreo nacional, la situación es muy diferente. En este caso, la nueva demanda generada por las low cost es sólo del 35%. Concretamente, según la profesora Lopéz-Valpuesta, de cada 1.000 pasajeros que captaban las low cost en vuelos domésticos, las aerolíneas tradicionales perdían 619 y las chárter 34. Aunque, en este caso, parte de este gran efecto sustitución ha sido provocado por las propias aerolíneas tradicionales, que han traspasado de forma deliberada sus conexiones al low cost. Las beneficiarias han sido aerolíneas creadas por ellas mismas, como Iberia Express o Vueling. Para el profesor Castillo, la resistencia de las chárter en el mercado de los vuelos nacionales se ha visto potenciada por la ayuda pública que supone el programa de vacaciones del Imserso.

Por el contrario, en el mercado de los vuelos internacionales fuera de la Unión Europea, el efecto del desarrollo de las low cost ha sido el contrario. No sólo no ha tenido efecto sustitución sobre las chárter, sino que las tradicionales se han expandido en el mismo, como respuesta al empuje de las primeras. Para el profesor Castillo, estas aerolíneas han encontrado un ecosistema en el que se han sentido protegidas, pero este status quo pronto puede verse amenazado si se expande con éxito el modelo low cost a este segmento de mercado, con iniciativas como Norwegian o Level.

Para concluir, el profesor Castillo defiende que las low cost han creado un nuevo pasajero, ya sea por turismo o negocios, más autónomo e independiente. Un pasajero “do it yourself” o “ikea”, capaz de realizar múltiples gestiones por su cuenta gracias a Internet, pero, a la vez, más sensible al precio. Sin estas aerolíneas, no puede entenderse el boom actual del sector turístico, especialmente en segmentos como el city-break, de gran importancia para ciudades como Sevilla, menos sensibles a la estacionalidad.

En resumen, se ha generalizado el acceso a un tradicional bien de lujo, el viaje de placer o para visitar a amigos y familiares, a mucha más gente, sin exigirles un alto nivel de renta, y de forma más repetida. Pero también han generado nuevos debates, muchas veces de forma irracional, como la turismo-fobia o la supuesta diferente calidad del turismo, clasificando a los turistas por su capacidad de gasto, como si las personas de renta alta no volaran también en low cost.

Para el profesor Castillo existen otros debates más relevantes, como conseguir disminuir el peligroso deslizamiento de parte del nuevo sector turístico hacia la economía sumergida. En resumen, "debemos trabajar para que este sector pueda contribuir más al sostenimiento de nuestro Estado del Bienestar, sin afectar significativamente a la evolución creciente de su demanda".
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadEconomíaConsumo

Es probable que los planetas de TRAPPIST-1 tengan agua en abundancia


Un nuevo estudio ha revelado que, la composición de los siete planetas que orbitan a la cercana estrella enana ultrafría TRAPPIST-1, es básicamente rocosa y que, potencialmente, algunos podrían albergar más agua que la Tierra. La densidad de los planetas, que ahora se conoce con mucha más precisión, sugiere que algunos de ellos podrían tener hasta un 5% de su masa en forma de agua, aproximadamente 250 veces más que los océanos de la Tierra.
.
Esta ilustración muestra varios de los planetas que orbitan a la estrella enana roja ultrafría TRAPPIST-1. Nuevas observaciones, combinadas con sofisticados análisis, han proporcionado estimaciones de las densidades de los siete planetas del tamaño de la Tierra y sugieren que son ricos en materiales volátiles, tratándose probablemente de agua. Ilustración: ESO/M. Kornmesser
.
Los planetas que hay alrededor de la débil estrella roja TRAPPIST-1, a sólo 40 años luz de la Tierra, fueron detectados por primera vez en 2016 con el Telescopio TRAPPIST-sur, instalado en el Observatorio La Silla de European Southern Observatory (ESO). Durante el año siguiente se llevaron a cabo otras observaciones, tanto desde telescopios terrestres, como el Very Large Telescope de ESO, como con el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, revelando que no había menos de siete planetas en el sistema, cada uno de un tamaño parecido al de la Tierra. Se llaman TRAPPIST-1b, c, d, e, f, g y h, en el sentido en el que aumenta la distancia de la estrella central.

Ahora se han llevado a cabo más observaciones, tanto con telescopios basados en tierra, incluyendo la instalación SPECULOOS, casi completa, en el Observatorio Paranal de ESO, como desde el Telescopio Espacial Spitzer y el Telescopio Espacial Kepler de la NASA. Un equipo de científicos, liderado por Simon Grimm, de la Universidad de Berna (Suiza), ha aplicado métodos de modelado informático muy complejos a los datos disponibles y ha determinado las densidades de los planetas con mucha más precisión.

Simon Grimm explica cómo se determinan las masas: “Los planetas de TRAPPIST-1 están tan juntos que interfieren entre sí gravitatoriamente, por lo que, cuando pasan frente a la estrella, hay un ligero cambio en los tiempos. Estos cambios dependen de las masas de los planetas, sus distancias y otros parámetros orbitales. Con un modelo informático simulamos las órbitas de los planetas hasta que los tránsitos calculados concuerdan con los valores observados y de ahí derivamos las masas planetarias”.

Eric Agol, miembro del equipo, nos habla el significado de este hallazgo: “Una meta, perseguida desde hace un tiempo dentro del campo del estudio de los exoplanetas, ha sido conocer la composición de los planetas que son similares a la Tierra en tamaño y temperatura. El descubrimiento de TRAPPIST-1 y las capacidades de las instalaciones de ESO en Chile y del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA en órbita, lo han hecho posible. ¡Por primera vez tenemos una pista que nos dice de qué están hechos los exoplanetas del tamaño de la Tierra!”.

Las medidas de densidad, combinadas con los modelos de las composiciones de los planetas, sugieren firmemente que los siete planetas TRAPPIST-1 no son mundos rocosos estériles. Parecen contener cantidades significativas de material volátil, probablemente agua, que alcanza hasta un 5% de la masa del planeta en algunos casos, lo cual supone una gran cantidad: en comparación, ¡solo el 0,02% de la masa de la Tierra es agua!

“Las densidades, pese a ser pistas importantes sobre la composición de los planetas, no dicen nada de habitabilidad. Sin embargo, nuestro estudio es un paso importante mientras seguimos explorando si estos planetas podrían sustentar vida”, afirmó Olivier Brice Demory, coautor en la Universidad de Berna.

TRAPPIST-1b y c, los planetas más interiores, parece tener núcleos rocosos y estar rodeados de atmósferas mucho más gruesas que la de la Tierra. Por su parte, TRAPPIST-1d es el más ligero de los planetas, con un 30 por ciento de la masa de la Tierra. Los científicos no están seguros de si tiene una gran atmósfera, un océano o una capa de hielo.

El equipo de investigación se sorprendió por el hecho de que TRAPPIST-1e sea el único planeta del sistema un poco más denso que la Tierra, lo que sugiere que puede tener un núcleo más denso de hierro y que no necesariamente tiene una atmósfera espesa, un océano o una capa de hielo. Resulta misterioso que TRAPPIST-1e parezca tener una composición mucho más rocosa que el resto de los planetas. En términos de tamaño, densidad y de la cantidad de radiación que recibe de su estrella, es el planeta más similar a la Tierra.

TRAPPIST-1f, g y h están lo suficientemente lejos de la estrella anfitriona como para que el agua pueda congelarse y formar hielos sobre sus superficies. Si tienen atmósferas delgadas, sería improbable que contuvieran las moléculas pesadas que encontramos en la Tierra, como el dióxido de carbono.

“Es interesante que los planetas más densos no sean los que están más cerca de la estrella, y que los planetas más fríos no tengan atmósferas gruesas”, señala la coautora del estudio Caroline Dorn, de la Universidad de Zúrich (Suiza).

El sistema TRAPPIST-1 seguirá siendo un foco de intenso escrutinio por parte de numerosas instalaciones terrestres y espaciales, incluyendo el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO y el Telescopio Espacial James Webb de NASA/ESA/CSA.

Los equipos de investigación también están invirtiendo esfuerzos en buscar otros planetas alrededor de estrellas rojas débiles como TRAPPIST-1. Como miembro de este grupo, Michaël Gillon explica: “Este resultado pone de relieve el enorme interés de explorar estrellas enanas ultrafrías cercanas — como TRAPPIST-1 — para el tránsito de planetas terrestres. Ese es exactamente el objetivo de SPECULOOS, nuestro nuevo buscador de exoplanetas, que está a punto de iniciar operaciones en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile”.
.
.
.
.
.
ETIQUETASAstronomíaEuropean Southern ObservatoryESO

Novedoso implante intracorneal para corregir la presbicia


Entre sus principales ventajas, ayudaría a ver con nitidez los objetos cercanos y corregir la aberración cromática y esférica.
.
.
Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV), la Universitat de València (UV), el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) y las empresas AJL Ophthalmic SA y Aiken-Tecnología ocular Preventiva SL han diseñado un nuevo tipo de implante intracorneal para corregir la presbicia o vista cansada.

Con un diseño novedoso, basado en una lente difractiva —con microperforaciones que permiten el flujo de nutrientes en el estroma corneal—, este nuevo tipo de prótesis permite un tratamiento personalizado de la presbicia (vista cansada). A diferencia de sus homólogos comerciales, por su gran eficiencia la prótesis se puede implantar en ambos ojos sin crear problemas de visión binocular. El diseño permite además su fácil adaptación a la forma de lente intraocular o lente de contacto.

Según explica Juan Antonio Monsoriu, investigador del Centro de Tecnologías Físicas de la Universitat Politècnica de València, hasta la fecha, el tratamiento para la vista cansada se ha abordado desde distintas perspectivas: gafas y lentes de contacto bifocales y progresivas, lentes intraoculares multifocales, etc. Entre las alternativas más recientes destaca la utilización de implantes intracorneales. Sin embargo, “Estas prótesis están limitadas por la disminución de la calidad de la imagen retiniana debido al efecto de la difracción de la luz a través de las microperforaciones necesarias para el paso de nutrientes”, apunta Juan A. Monsoriu.

Para paliar estos efectos no deseados de la difracción de la luz, los investigadores han planteado como solución una redistribución de las microperforaciones de la lente, convirtiendo de este modo la difracción producida por los agujeros en un factor beneficioso. Además, en este caso es posible implantarlo en ambos ojos sin crear problemas de visión binocular, lo cual no es viable con los implantes que se emplean actualmente.

“En nuestra invención la distribución de dichas microperforaciones está concentrada en anillos que se corresponden con las de una placa zonal, pero además, esta nueva lente presenta un diseño muy versátil ya que admite una densidad variable de agujeros en cada zona que depende de la intensidad relativa que se pretenda conseguir entre los distintos focos generados por la lente y/o para corregir aberraciones oculares”, apunta Waler D. Furlan, coordinador del Grupo de Investigación DiOG (Diffractive Optics Group) de la Universitat de València.

En su forma de implante intracorneal para ojos emétropes, es más segura que la cirugía LASIK ya que no es necesaria la remoción de tejido corneal. Sin embargo, para pacientes présbitas con alguna ametropía es completamente compatible con dicha técnica.

Entre sus principales ventajas, permite a los pacientes présbitas ver con nitidez los objetos cercanos, pero además admite un diseño personalizado en función de las necesidades visuales del paciente: distancia de trabajo, diámetro pupilar, intensidad relativa de los focos, etc. Ofrece la posibilidad de emplearse en ambos ojos sin crear problemas de visión binocular y, al proporcionar un incremento de la profundidad de foco tanto para el foco de cerca y el foco de lejos, garantiza un rango optimizado de visión nítida de objetos cercanos y lejanos.

El trabajo de los investigadores de la UPV, la UV, La Fe fue publicado en el Journal of Biophotonics.
.
.
Referencia bibliográfica | W. D. Furlan, S. García-Delpech, P. Udaondo, L. Remón, V. Ferrando, J. A. Monsoriu, Diffractive corneal inlay for presbyopia J. Biophotonics 2017, 10, 1110. Diffractive corneal inlay for presbyopia.
.
.
.
.
.
ETIQUETASTecnologíaSaludInvestigación

Las personas que se ríen de sí mismas presentan un mayor bienestar psicológico


Investigadores de la Universidad de Granada proporcionan nuevos datos sobre las consecuencias de hacer uso de un tipo de humor u otro, y presentan evidencias que enfatizan la necesidad de explorar el papel de las diferencias culturales en la investigación psicológica del humor.
.
.
Investigadores de la Universidad de Granada, pertenecientes al Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC), han observado que las personas que emplean en su día a día humor de auto-denigración (self-defeating humor), dirigido a obtener la aprobación de los demás a expensas de ridiculizarse a uno mismo, presentan un mayor bienestar psicológico.

En un artículo publicado en la revista Personality and Individual Differences, los investigadores de la UGR contradicen parte de las investigaciones realizadas en el campo de la psicología del humor hasta la fecha, que sugieren que la utilización de este estilo de humor se vincula exclusivamente a consecuencias psicológicas negativas para el individuo.

“En concreto, hemos observado que una mayor tendencia a emplear este estilo de humor es indicativa de altas puntuaciones en dimensiones del bienestar psicológico tales como la felicidad y, en menor medida, la sociabilidad –explica uno de los autores de este trabajo, Jorge Torres Marín, investigador de la Universidad de Granada y miembro del equipo responsable del estudio bajo la dirección del profesor Hugo Carretero Dios, del departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Granada-. Este resultado, además de ser consistente con el cariz positivo tradicionalmente adscrito al acto de “reírse de uno mismo” en nuestro país, también sugiere que los efectos del humor de auto-denigración en el bienestar pueden diferir en función del lugar en el que se realiza la investigación. En consecuencia, creemos necesario que se implementen nuevos estudios dirigidos a examinar potenciales diferencias culturales en relación con el uso de este tipo de humor”, señala el investigador.

Las implicaciones derivadas de las diferencias individuales en el sentido del humor han sido tradicionalmente poco atendidas por la investigación psicológica. La naturaleza cómica del sentido del humor alimenta, tanto en investigadores como en lectores de literatura científica especializada, ciertos prejuicios e ideas preconcebidas que pueden llegar a sesgar el juicio de la calidad, relevancia y aplicabilidad de los datos referidos al humor. Asimismo, la enorme variabilidad de comentarios, comportamientos, etc., que pueden ser incluidos bajo la etiqueta de lo “cómico” ha dificultado la creación de un marco teórico consensuado que permita articular la totalidad de la información recabada hasta la fecha.

“Nuestra investigación se encuadra en uno de los modelos teóricos que han pretendido resolver esta limitación y dotar a la psicología del humor de un cuerpo teórico fundamentado y preciso, que permite discernir diferentes tendencias conductuales relativas al empleo cotidiano del humor y que pueden dividirse, a su vez, atendiendo a su naturaleza adaptativa frente a perjudicial”, señala el profesor Hugo Carretero.

Así, los estilos de humor adaptativos como el affiliative humor/humor prosocial, dirigido al fortalecimiento de las relaciones sociales, o el self-enhancing humor/humor de auto-mejora, referido a la capacidad de mantener una perspectiva humorística ante situaciones potencialmente estresantes o adversas, han sido consistentemente relacionados positivamente con indicadores de bienestar psicológico como la felicidad, la satisfacción con la vida, la esperanza, etc., así como negativamente con la depresión y la ansiedad.

Estilos de humor perjudiciales

“En contraposición, aquellos estilos de humor categorizados como perjudiciales como podrían ser el aggressive humor/humor agresivo, destinado a denotar superioridad sobre otros, o el self-defeating humor/humor de auto-denigración, dirigido a obtener la aprobación de los demás a expensas de ridiculizarse a uno mismo, han sido tradicionalmente asociados a la depresión, ansiedad, estrés laboral, baja empatía, etc.”, apunta Torres-Marín junto al investigador de la Universidad de Granada Ginés Navarro-Carrillo, otro de los coautores del trabajo.

”Con el propósito de continuar profundizando en las relaciones existentes entre las diferencias individuales en el uso del humor y otras variables psicológicas de interés, nuestra investigación perseguía lo siguiente: en primer lugar, poner a disposición de la comunidad científica un instrumento de medida que facilitara la evaluación de los estilos de humor en población española; en segundo lugar, expandir el conocimiento disponible sobre la asociación entre la inclinación a usar ciertos tipos de humor y determinadas dimensiones o rasgos de personalidad del individuo mediante la implementación de análisis dirigidos a testar potenciales relaciones curvilíneas. Por último, y especialmente relevante para el área de la psicología aplicada, analizamos las relaciones entre el uso del humor y la regulación de la ira”.

Así pues, la investigación realizada en la UGR ofrece un instrumento para explorar las predisposiciones relativas al uso del humor en población española. En concreto se presenta la versión española del ‘Humor Styles Questionnaire’, escala de referencia a nivel mundial para la evaluación de los estilos de humor y que se ha adaptado a nuestro entorno mostrando un comportamiento psicométrico adecuado. Además, continúan los autores de este trabajo, “nuestros datos revelaron la existencia de una relación curvilínea entre el humor prosocial y las dimensiones de personalidad amabilidad y honestidad. Esta relación significaría que puntuaciones bajas y altas en dichos rasgos de personalidad estarían relacionadas con una mayor inclinación a emitir comentarios humorísticos dirigidos a crear y fortalecer vínculos sociales”.

Humor para ocultar sentimientos negativos

Navarro-Carrillo subraya que “nuestros resultados sugieren que el humor, incluso el presentado de manera benigna o bienintencionada, podría representar una estrategia para enmascarar intenciones negativas. Mediante su uso, las personas con, por ejemplo, bajas puntuaciones en honestidad, pueden generar confianza, cercanía, etc., con otras personas y, de esta forma, utilizar información relevante para manipular u obtener ventajas en el futuro”.

En lo que respecta a la relación entre el uso del humor y la regulación de la ira, los resultados del estudio desarrollado en la UGR sugieren que la capacidad de mantener una perspectiva humorística ante las adversidades, esto es, el empleo de un estilo de humor de auto-mejora, suele darse entre aquellas personas que poseen un mayor control de la ira, así como entre aquellas que muestran una menor predisposición general a experimentar sentimientos/reacciones de ira.

Por el contrario, aquellas personas que tienden a utilizar el humor agresivo o el humor de auto-denigración manejan peor situaciones de ira o enfado. En particular, el humor agresivo se asocia predominantemente a la expresión de la ira hacia los demás y a una mayor propensión a experimentar ira en la vida cotidiana. En este sentido, a través del humor agresivo las personas podrían manifestar sentimientos negativos (p. ej., rabia, superioridad, odio, etc.) de una forma menos explícita que la violencia física o verbal, pudiendo aludir a la naturaleza cómica de su comentario y así justificarlo.

Por su parte, el humor de autodenigración se relacionó con una mayor supresión de la ira. Esto no implica disminuir o controlar la ira expresada hacia los demás, sino más bien ocultar o no explicitar los detonantes que evocaron dicha reacción.
.
.
Referencia | Is the use of humor associated with anger management? The assessment of individual differences in humor styles in Spain. Jorge Torres-Marín, Ginés Navarro-Carrillo, Hugo Carretero-Dios. Personality and Individual Differences. Volume 120, 1 January 2018, Pages 193-201.
.
.
.
.
.
ETIQUETASPsicologíaSociedadComunicaciónSalud

¿Por qué cuesta hacer amigos a partir de los 30?


El aumento de la exigencia y de las responsabilidades laborales y familiares son dos de los motivos que dificultan crear vínculos afectivos.
.
.
Anna Sánchez-Juárez (UOC) | Un estudio de la Universidad Aalto en Finlandia y de la Universidad de Oxford en el Reino Unido revela que es a la edad de los 25 años cuando se llega al máximo número de conexiones sociales. Los investigadores, que han analizado los datos de 3 millones de usuarios de teléfono móvil de varios países europeos —para identificar sus patrones de comportamiento en las llamadas (frecuencia y duración) y en las redes sociales—, explican que los jóvenes no paran de hacer amistades hasta esa edad, pero que luego las empiezan a perder rápidamente.

Las mujeres, según la investigación, suelen perderlas más rápidamente que los hombres, pero pasados los años, hacia los cuarenta, ellos acaban con un total de amistades menor que el de ellas. Estos investigadores creen que las mujeres invierten más esfuerzos antes que ellos para encontrar o mantener las amistades que responden al ideal de "mejor amiga o amigo". Una vez creen que las han encontrado, invierten más tiempo a nutrir estas relaciones y pierden otras menos valiosas para ellas.

Para el profesor de psicología de la UOC Adrián Montesano, otro factor que puede desencadenar este fenómeno es que alrededor de la treintena las personas ya tienen sus intereses vitales más definidos, y muchas veces el "grupo de iguales" de la adolescencia y de la primera juventud deja de ser una referencia fundamental para construir la propia identidad.

Como apunta el sociólogo Francesc Núñez, investigador en emociones de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), los criterios de selección y la capacidad de crear vínculos afectivos se hacen más restrictivos. "Cuando eres joven, lo que tienes por delante es un potencial indefinido muy grande, no has definido tu vida, ni tus gustos, ni tus criterios de elección. A medida que te haces mayor te vas definiendo, y como la amistad normalmente funciona entre iguales, cada vez son menos los 'iguales' que encuentras en el mundo", añade.

Además, en esta nueva etapa vital, explica también Natàlia Cantó, investigadora en emociones y socióloga de la UOC, muchas personas adquieren responsabilidades laborales y familiares (pareja, hijos, etc.) que absorben gran parte de su actividad diaria, dejando poco margen para cultivar la esfera social. "Las personas no se conocen en cinco minutos, y en estas circunstancias, algunos nuevos espacios donde pasar suficiente tiempo para conocer gente pueden ser los grupos de padres", apunta Cantó.

Hoy en día, muchas parejas que se separan a los treinta o los cuarenta tienen dificultades para encontrar amigos para quedar. "Esto puede ocurrir porque la pareja comparte el círculo de amistades y, tras la separación, uno de ellos se queda fuera de él, o porque la pareja estaba tan fusionada, que ha olvidado dedicar tiempo a la red individual de amistades", argumenta Montesano. Para evitarlo, Núñez recomienda que, si la vida lo permite, se cultiven siempre las amistades con encuentros, aunque sea con más o menos intensidad. "De todos modos, una buena amistad el tiempo no la deteriora", advierten los tres expertos de la UOC.

Consejos para hacer nuevas amistades

Para hacer nuevas amistades en edad adulta, Cantó aconseja aprender a ser receptivo con los demás, ser tolerante, compartir y entender que los amigos no tienen que sentir y pensar igual. Montesano, por su parte, recomienda viajar para conocerse a uno mismo y conocer a otras personas, perder el miedo a hablar con desconocidos y conectar con comunidades a las que les guste hacer las mismas cosas, como, por ejemplo, deporte. Y Núñez remarca la importancia de tener la voluntad de construir una amistad y ser capaz de generar encuentros sin juzgarlos en términos de beneficio-coste.

Para los millennials que viajan a menudo o que cambian con frecuencia de ciudad de residencia y para los que les resulta difícil encontrar nuevas amistades, en los últimos años han aparecido en todo el mundo aplicaciones para conocer gente. Es el caso de la conocida Meetup, con 32 millones de miembros activos en 182 países y con una media de 15.000 reuniones diarias en el mundo, que ofrece a los usuarios la posibilidad de asistir a actividades vinculadas a grupos unidos por un interés común (cultura, senderismo, fotografía, etc.).

Otros dos ejemplos de aplicaciones que declaran que huyen del concepto de plataforma para ligar son Pattook, con el lema «The Strictly Platonic Friend Making App», y HeyVINA, una aplicación que se describe como un Tinder para mujeres que viajan o se han ido a vivir a otra ciudad y desean hacer amigas.

Para otros tres expertos de la UOC, este tipo de aplicaciones son útiles porque pueden ahorrar muchos pasos, como descubrir quién está en una situación similar o quién está receptivo a conocer gente, y así hacer una primera criba. Ahora bien, como subrayan, una buena amistad requiere tiempo y esfuerzo.

Amigos para combatir la depresión

Algunas investigaciones internacionales recuerdan que es importante mantener las amistades porque son beneficiosas para la salud mental —para combatir, por ejemplo, la depresión— o para la salud física. En este último caso, hay estudios que conectan el aislamiento social con el riesgo cardiovascular.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadPsicologíaComunicación

Una técnica aísla la actividad neuronal durante la consolidación de la memoria


El estudio ayuda a comprender los mecanismos de la fijación de los recuerdos en el hipocampo cerebral. Los investigadores han estudiado las huellas de la actividad eléctrica del cerebro durante la reactivación de la memoria.
.
Neurona del hipocampo cuya actividad eléctrica fue aislada durante consolidación de la memoria / CSIC
.
Un equipo liderado por investigadores del Instituto Cajal, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha descubierto algunas claves básicas del proceso de consolidación de la memoria. El trabajo, publicado en la revista Neuron, y que cuenta con la colaboración de científicos de la Fundación para la Investigación del Hospital de Parapléjicos de Toledo y la Universidad de Szeged (Hungría), estudia los eventos eléctricos responsables de la memoria en el hipocampo, una región cerebral fundamental para estos procesos.

En el estudio, los investigadores han utilizado técnicas de aprendizaje automático por ordenador, basado en redes neuronales artificiales, para estudiar las huellas de la actividad eléctrica del cerebro producidas durante la reactivación de la memoria. “Así, hemos identificado, entre todas las huellas eléctricas registradas, aquellas que almacenan el mismo contenido de información, y, por tanto, corresponden al mismo “recuerdo”. Utilizando técnicas experimentales hemos conseguido aislar la actividad de neuronas individuales durante estos ‘recuerdos’”, explica Liset Menéndez de la Prida, investigadora del Instituto Cajal y directora del estudio.

Los investigadores han observado que la actividad de las células del hipocampo está perfectamente regulada durante estos procesos de reactivación de la memoria. “Hemos visto que la mayoría de células del hipocampo experimentan una competición entre “excitación” e “inhibición” eléctrica que se compensa exquisitamente, en una suerte de yin-yang celular, de forma que la participación de las neuronas individuales en el recuerdo es extremadamente selectiva”, explica Manuel Valero, investigador del Instituto Cajal y primer autor del estudio. “Sólo aquellas neuronas del hipocampo que contienen información sobre el recuerdo a reactivar recibirían más “excitación” que “inhibición”, y serían reclutadas de forma precisa. Este mecanismo podría permitir al hipocampo compaginar su altísima capacidad para representar recuerdos diferentes con una gran precisión para reactivar un recuerdo dado”.

El estudio muestra, además, que el desequilibrio entre “excitación” e “inhibición” de las células, característico de algunas enfermedades cerebrales como la epilepsia, podría ser catastrófico en la reactivación de los recuerdos. “En la epilepsia se da una fuerte coincidencia con déficits de memoria, sobre todo en la consolidación de los recuerdos. Los datos obtenidos sugieren que la alteración del equilibrio excitación-inhibición no sólo contribuye a la actividad epiléptica sino a colapsar los recuerdos individuales durante el proceso de consolidación, mezclándolos de forma indisoluble”, explica Menéndez de la Prida.

Valero explica que con el avance de la neurociencia se ha descubierto que el hipocampo tiene una doble función que lo hace indispensable en los procesos de generación de la memoria: “En primer lugar, representa la situación a tiempo real del sujeto; por ejemplo, la actividad de los circuitos del hipocampo del lector, en este instante, representan información del lugar y el momento en el que se encuentra mediante secuencias de actividad neuronal – su posición en la habitación, la compañía que tiene, el marco temporal en el que se encuentra, etc –. Una vez recopilada la información” –añade Valero-, “para que el cerebro pueda disponer del recuerdo de este instante, el hipocampo del lector deberá transformarlo en memoria a largo plazo. Y este proceso lo lleva a cabo el hipocampo a través de un proceso llamado consolidación. Durante la consolidación se reactivan a alta velocidad las secuencias neuronales activadas durante la experiencia, algo así como reviviendo la situación. Un proceso costosamente energético, y que deja una huella eléctrica que los investigadores son ahora capaces de leer en registros intracerebrales.”
.
.
Referencia | ManuelValero, Robert G. Averkin, IvanFemandez-Lamo, Juan Aguilar, Diego Lopez-Pigozzi, Jorge R. Brotons-Mas,Elena Cid, Gabor Tamas, and Liset Menendez de la Prida. Mechanisms for Selective single-Cell Reactivation during Offline Sharp-Wave Ripples and Their Distortion by Fas1t Ripples. Neuron. Doi: 10.1016/j.neuron.2017.05.032
.
.
.
.
.
ETIQUETASNeurologíaGenéticaInvestigaciónSaludCSIC