Crece la fiebre por los productos del pasado


Los objetos retro y vintage están en auge porque prometen a los compradores singularidad y satisfacen su nostalgia.
.
.

El pasado vende. Y muy bien. Lo saben las compañías de tecnología, pero también las de otros sectores, que están sacando al mercado productos inspirados en tiempos pretéritos o que están haciendo renacer propuestas retiradas de las estanterías de las tiendas. Es el caso, por ejemplo, de Nintendo, que junto a productos que son el último grito, como la Nintendo Switch, lanzó la Classic Mini, una consola retro para poder volver a experimentar juegos del pasado. Es un producto que la marca ya no comercializa, pero que ha sido todo un éxito. También apelan a la nostalgia y a épocas ya vividas el Nokia 3310, un teléfono mítico que ha sido relanzado, o las cámaras Polaroid, en las que la fotografía queda plasmada en un soporte físico y no es instantánea, sino que hay que esperar unos minutos para obtenerla, como antes.

Junto a estos productos, también están experimentando un éxito considerable ferias y mercados de segunda mano, en los que se venden juguetes de antes, ropa de otras épocas, muebles con historia de generaciones o libros que, a diferencia de los libros electrónicos, se ponen amarillos y toman un aspecto de objeto de culto. Piezas que se rescatan de las buhardillas y se les saca el polvo pasan de ser olvidadas y proscritas a atraer a nuevos compradores. El vintage y el retro están en auge. Aunque son conceptos diferentes, ambos tienen en común la veneración del pasado. El vintage hace referencia a los productos antiguos que se recuperan y vuelven a venderse y a utilizarse, mientras que el retro son objetos nuevos que evocan otras épocas. Tanto unos como otros suscitan bastante interés entre los compradores. Expertos de la UOC explican los factores de esta fiebre por el pasado y los motivos que empujan a las compañías a apostar por ellos.

Para Josep Maria Català, profesor de los Estudios de Economía y Empresa, el auge del retro y el vintageresponde a varios motivos. Uno es la necesidad de volver a poseer físicamente objetos que hoy en día la tecnología ha descorporeizado y enviado a la nube. La necesidad de tocar las páginas de un libro, de colocar la aguja del tocadiscos o de jugar con objetos que puedan apilarse y que se caigan empuja a buscar este tipo de propuestas. "En el mundo digital, la posesión del producto se diluye. El consumidor siente que está perdiendo esta sensación de propiedad", explica Català.

Singularidad y nostalgia

Otro factor es que permiten al nuevo comprador o propietario diferenciarse, sentirse especial por poseer algo único. Francesc Núñez, sociólogo y director del máster universitario de Humanidades: Arte, Literatura y Cultura Contemporáneas de la UOC, asegura: "Este gusto por recuperar pedazos del pasado responde a la necesidad de satisfacer necesidades del presente, como por ejemplo singularizarse". Català coincide con él y, en el mismo sentido, afirma: "Lo que nos ofrecen los productos vintage o retro es, precisamente, diferenciarnos del resto".

Además de la sensación de poseer y la capacidad para hacer sentir único y especial a su comprador, los productos retro y vintage también apelan a las emociones y explotan la nostalgia. Català señala que estos productos "nos hacen revivir tiempos pasados y nos alejan de unos productos muy tecnificados pero un poco deshumanizados". Para Núñez, se asocian "a las emociones que despiertan objetos de nuestro pasado, que apelan al recuerdo y a la nostalgia".

Compradores de todas las edades

El pasado siempre ha sido venerado, pero es ahora cuando hay un mayor auge por todo lo retro y vintage. Núñez lo atribuye al hecho de que el futuro, en un momento de crisis económica, se percibe negativamente. Así, por contraste, el pasado se ve como una época de más prosperidad. "La incertidumbre del futuro, la negación del futuro o la percepción de que el futuro será peor que el presente nos hace recuperar esencias del pasado que nos despiertan esta nostalgia por objetos o por instantes del pasado que consideramos valiosos, estéticamente estimulantes y atractivos por evocadores", explica Núñez.

Los productos del pasado atraen a todo el mundo, a pesar de que en algunas ocasiones sus precios no son aptos para todos los bolsillos; la exclusividad que prometen también se refleja en la cifra que hay que pagar para adquirirlos. "Los compradores de edad más avanzada buscan rememorar los viejos tiempos y volver a tener las mismas sensaciones que cuando eran más jóvenes", explica Català. El profesor de los Estudios de Economía y Empresa añade, sin embargo, que los principales compradores de retro y vintage son los jóvenes: "Las nuevas generaciones ven en estos artículos un producto diferente". Núñez asegura que los compradores de estas propuestas buscan "la singularización", pero también "la seguridad", que se asocia al pasado, en contraposición a la sensación de incertidumbre y vulnerabilidad que suscitan los tiempos que tienen que venir.

Las empresas buscan imagen

Si los clientes del retro y el vintage son bastante transversales, también lo son los sectores en los que se han hecho un lugar: desde la ropa y los libros hasta la telefonía, pasando por los coches, los videojuegos, la música o la decoración. Català puntualiza, sin embargo, que donde hay un mayor incremento es «en los sectores donde la tecnología se ha apropiado más del producto». Es el caso de la literatura, con los libros electrónicos, pero también de la música, con plataformas como Spotify, los juegos de las consolas o los móviles y las cámaras de fotos.

Las marcas que apuestan por productos que evocan el pasado lo hacen por motivos comerciales. Además de los ingresos que les puedan proporcionar y el hecho de satisfacer a compradores exigentes y de alto poder adquisitivo, estas empresas también buscan mejorar su imagen de marca. Català asegura que las compañías buscan "una imagen de exclusividad" y añade que también anhelan diferenciarse de sus competidores: "Empresas que habían sido líderes y mundialmente conocidas, como Polaroid o Nokia, cayeron en la vorágine de las nuevas tecnologías y estuvieron a punto de desaparecer. Recuperar viejos productos que habían tenido unas cifras de ventas altas es una alternativa para poder hacerse un hueco en el mercado".
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadConsumoComercioEconomíaTecnología

Los medios tradicionales tienen más influencia en la opinión pública que los digitales


La excepción son los lectores jóvenes, entre los que las cabeceras en línea también son un referente.
.
.

Los españoles consultan las ediciones en línea de diferentes medios de comunicación para seguir la actualidad política, pero, en términos generales, las cabeceras tradicionales tienen más relevancia y son más prescriptoras de opinión que los nuevos digitales. Para los más jóvenes, sin embargo, la credibilidad y la capacidad de generar opinión de los nuevos medios en línea ganan peso y relevancia.

Estas son algunas de las conclusiones de la tesis de la doctora por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Sílvia Majó-Vázquez, Las noticias digitales en España: características y efectos de la producción en línea y el consumo, después de analizar los hábitos de 30.000 usuarios españoles. La investigadora ha utilizado datos inéditos y técnicas de análisis de redes, procedentes del ámbito de la física y las matemáticas, para entender la complejidad de los comportamientos de las audiencias de noticias en internet y el impacto que tiene en la agenda pública.

"Vemos que la opinión pública no está fragmentada. La gente que se informa en línea coincide en identificar los temas que son más importantes para mejorar la sociedad. Este trabajo aporta pruebas empíricas que lo demuestran y que, por tanto, contradicen las que sostienen que el hecho de que haya muchos medios digitales provoca la fragmentación de la sociedad", advierte Majó-Vázquez.

El peso de la marca

El estudio concluye que los medios convencionales que tienen edición en línea tienen mejor reputación que los nuevos digitales. Es decir, se reconocen más fácilmente como fuentes de información con autoridad. "Este punto demuestra la importancia del legado de las marcas periodísticas en la red", explica Majó-Vázquez.

Lo que demuestra la tesis de Majó-Vázquez es que, si bien los medios puramente digitales han tenido un gran impacto sobre las dinámicas internas de producción de noticias y de trabajo de los profesionales, no han erosionado la centralidad de los tradicionales en la distribución de información. "Solo existe un pequeño número de nuevos medios o medios puramente digitales —Público, Eldiario— que ocupan las posiciones más altas en el ranking de fuentes de información con más autoridad", apunta la investigadora, que también expresa un matiz: "La excepción es el segmento más joven de población. Entre los jóvenes, los nuevos medios digitales sí que tienen claramente un papel destacado".

Consumidores promiscuos

La investigación confirma que la oferta de medios de comunicación españoles está muy fragmentada. Los medios se resisten a citarse unos a otros y, contra el criterio periodístico, priorizan los intereses y las estrategias de negocio.

La audiencia, sin embargo, se comporta al margen de la estrategia empresarial y salta de un medio a otro. «Consume más medios de comunicación que antes de internet», señala la autora, y añade: "Después de analizar los hábitos de 30.000 usuarios españoles, podemos decir que la organización de noticias que hacen los medios no afecta tanto el consumo como se podría pensar. Los lectores buscan su dieta de noticias y pasan de un medio a otro, y antes, sin internet, no lo hacían".

Consenso sobre los temas de interés

La promiscuidad de los consumidores de información política se combina con la autoridad de los medios tradicionales. Por ello, según la investigación, sigue habiendo consenso sobre los grandes temas que configuran la agenda pública. "Es decir, aunque hay más medios y las dietas informativas son más diversas, los ciudadanos siguen coincidiendo en la definición de los temas más relevantes en el debate público. Y estos temas vienen marcados por la agenda de los medios tradicionales", aclara la investigadora.

Para llegar a esta conclusión también se ha realizado una encuesta a 725 personas, 340 de las cuales han sido monitorizadas durante unos dos meses. Es decir, se ha hecho un seguimiento de su consumo real de noticias en el día a día.

Publicación en diarios especializados

La tesis doctoral de Sílvia Majó-Vázquez, que ahora es investigadora del Reuters Institute for the Study of Journalism de la Universidad de Oxford, se enmarca en el Proyecto Opinionet de la UOC. Este proyecto lo dirige la profesora Ana Sofía Cardenal, de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC y del grupo de investigación GADE, que además ha dirigido la tesis de Majó-Vázquez. En este estudio también ha participado la profesora catalana de la Universidad de Pensilvania Sandra González-Bailón.

El primer capítulo de esta tesis ya ha sido aceptado para su publicación en una de las dos revistas científicas de más prestigio en el ámbito de la comunicación a escala mundial: Journal of Computer-Mediated Communication. Majó-Vázquez aplica ahora la misma metodología para estudiar los comportamientos de las audiencias de noticias en Twitter durante las últimas elecciones en Francia y el Reino Unido.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadEducaciónConsumo

Una revisión de 35 estudios muestra los beneficios de los espacios azules para la salud y el bienestar


La exposición a ríos o costas se asocia con un impacto positivo en la salud mental y en la promoción de la actividad física.
.
.

¿Tiene beneficios para la salud la exposición a espacios azules como fuentes, lagos, ríos o mares? Un equipo de ISGlobal, centro impulsado por la Fundación Bancaria ”la Caixa”, ha realizado la primera revisión internacional que existe hasta la fecha de 35 estudios cuantitativos sobre espacios azules y salud. Las conclusiones muestran que la exposición es beneficiosa, en especial para la salud mental y el bienestar, así como para la promoción del ejercicio físico.

La revisión de literatura científica, publicada en la revista International Journal of Hygiene and Environmental Health y que incluye 35 estudios en total, destaca que la evidencia científica hasta el momento indica que los niveles de actividad física aumentan cuando las personas viven cerca de espacios azules. Por otro lado, la revisión también concluye que hay evidencia de los beneficios de los espacios azules para la salud mental, en especial para la reducción del estrés, y el bienestar autopercibido.

La evidencia científica fue menos consistente en cuanto a la asociación entre espacios azules y la salud en general, la reducción de la obesidad y la salud cardiovascular. Las principales limitaciones son que en estos casos existen menos estudios y hay más heterogeneidad en los resultados. La mayoría de los estudios -todos menos cuatro- se realizaron en países de renta alta y la mayoría se centraron en la exposición a espacios azules cerca del lugar de residencia.

Mireia Gascon, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio, explica que “se trata de un tema de estudio emergente, ya que la mayoría de los trabajos se han realizado en los últimos cinco años”. “Las conclusiones sugieren potenciales beneficios de los espacios azules al aire libre para la salud, principalmente con respecto a la salud mental y el bienestar y la promoción de la actividad física”, comenta Gascon.

Por su parte, Mark Nieuwenhuijsen, coordinador del estudio y director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal, valora que “aunque los resultados son alentadores, hay relativamente pocos estudios y un alto grado de heterogeneidad en la metodología de las investigaciones, por lo que se necesita realizar más trabajos”. A pesar de estas limitaciones, el investigador destaca que “la evidencia científica actual apoya la promoción y recuperación de espacios azules al aire libre dentro de la planificación urbana como una estrategia interesante para la promoción de la salud y el bienestar”.

ISGlobal participa en el proyecto europeo BlueHealth, que se inició el 2016 para estudiar la relación entre espacios azules y salud. En concreto, el centro impulsa tres estudios: la evaluación de los niveles de actividad física antes y después de las mejoras de accesibilidad al río Besós (Montcada i Reixac); el estudio WOW con trabajadores de oficina en Barcelona; y la restauración de la fuente de Can Moritz de Rubí.
.
.
Referencia | Gascon, M.; Zijlema, W.; Vert, C.; White, M.P.; Nieuwenhuijsen, M.J. Outdoor blue spaces, human health and well-being: A systematic review of quantitative studies. International Journal of Hygiene and Environmental Health 2017.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSaludPsicologíaSociedad

Un mundo infernal con cielos de titanio


Utilizando el Very Large Telescope de ESO, un equipo de astrónomos ha detectado, por primera vez, óxido de titanio en la atmósfera de un exoplaneta. Este descubrimiento alrededor del planeta WASP-19b, de tipo júpiter caliente, ha sido posible gracias a las capacidades del instrumento FORS2 y ha proporcionado información sobre la composición química y la estructura de temperatura y presión de la atmósfera de este mundo insólito y muy caliente.
.
Ilustración que muestra al exoplaneta WASP-19b, en cuya atmósfera los astrónomos detectaron óxido de titanio por primera vez. En cantidades lo suficientemente grandes, el óxido de titanio puede impedir que el calor entre o salga de una atmósfera, produciendo una inversión térmica: la temperatura es más alta en la atmósfera superior y más baja en la inferior, lo contrario de lo habitual. Crédito: ESO/M. Kornmesser
.

Un equipo de astrónomos, dirigido por Elyar Sedaghati (un miembro de ESO recién graduado en la Universidad Técnica de Berlín), ha examinado, con un nivel de detalle sin precedentes, la atmósfera del exoplaneta WASP-19b. Este extraordinario planeta tiene aproximadamente la misma masa que Júpiter, pero está tan cerca de su estrella que completa una órbita en sólo 19 horas y se estima que su atmósfera tiene una temperatura de unos 2.000 grados centígrados.

Cuando WASP-19b pasa por delante de su estrella, parte de la luz de la estrella pasa a través de la atmósfera del planeta y deja huellas sutiles en la luz que finalmente llega a la Tierra. Utilizando el instrumento FORS2 del Very Large Telescope, el equipo fue capaz de analizar esta luz y deducir que la atmósfera contenía pequeñas cantidades de óxido de titanio, agua y trazas de sodio, junto con una nube global de fuerte dispersión.

“Detectar estas moléculas, sin embargo, no es tarea sencilla”, explica Elgar Sedaghati, que pasó 2 años como estudiante de ESO para trabajar en este proyecto. “No sólo necesitamos datos de una calidad excepcional, sino que también es necesario realizar un análisis sofisticado. Para llegar a estas conclusiones, utilizamos un algoritmo que explora muchos millones de espectros que abarcan una amplia gama de composiciones químicas, temperaturas y propiedades de la nube”.

En la Tierra es raro ver óxido de titanio. Se sabe que existen en las atmósferas de estrellas frías. En las atmósferas de planetas calientes como WASP-19b actúa como un absorbente del calor. Si está presente en cantidades lo suficientemente grandes, estas moléculas evitan que el calor entre o salga a través de la atmósfera, provocando una inversión térmica, es decir, la temperatura es más alta en la atmósfera superior y más baja en zonas inferiores, lo contrario de lo habitual. El ozono desempeña un papel similar en la atmósfera de la Tierra, donde provoca inversión en la estratosfera.

“La presencia de óxido de titanio en la atmósfera de WASP-19b puede tener efectos importantes en la estructura de la temperatura y la circulación atmosféricas”, explica Ryan MacDonald, otro miembro del equipo y astrónomo en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. “Poder examinar exoplanetas con este nivel de detalle es muy emocionante y prometedor”, añade Nikku Madhusudhan, de la Universidad de Cambridge, quien supervisó la interpretación teórica de las observaciones.

Los astrónomos recopilaron observaciones de WASP-19b durante un período de más de un año. Midiendo las variaciones relativas en el radio del planeta en diferentes longitudes de onda de la luz que pasa a través de la atmósfera del exoplaneta, y comparando las observaciones con modelos atmosféricos, pudieron extrapolar diferentes propiedades, tales como el contenido químico de la atmósfera del exoplaneta.

Esta nueva información sobre la presencia de óxidos metálicos como el óxido de titanio y otras sustancias permitirá modelar mejor las atmósferas de los exoplanetas. Mirando hacia el futuro, una vez que los astrónomos puedan observar las atmósferas de planetas posiblemente habitables, los modelos mejorados les darán una idea más completa de cómo interpretar esas observaciones.

“Este importante descubrimiento es el resultado de una remodelación del instrumento FORS2 hecha exactamente con este propósito”, agrega el miembro del equipo Henri Boffin, de ESO, que dirigió el proyecto de remodelación. “Desde entonces, FORS2 se ha convertido en el mejor instrumento para llevar a cabo este tipo de estudio desde tierra”.
.
.
.
.
FUENTE | FUENTE
.
ETIQUETASAstronomíaEuropean Southern ObservatoryESO

El aumento de la temperatura del mar tiene consecuencias duraderas para la biología de los peces


Una subida de 2°C altera la metilación del ADN y la expresión de genes claves para la supervivencia y el desarrollo. Este estudio ofrece una nueva visión sobre las consecuencias del cambio climático en los peces a través de modificaciones epigenéticas en todo el genoma.
.
.

Las temperaturas elevadas asociadas con el calentamiento global pueden resultar en cambios en una variedad de rasgos fenotípicos en los peces. Ahora un estudio liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) muestra, por primera vez en peces, que temperaturas ligeramente elevadas (+2°C) y constantes o cambios de temperatura tras la aclimatación, todas ellas dentro del rango predicho por los últimos modelos de calentamiento global (+2-4°C), resultan en diferencias en la metilación global del ADN y la expresión de genes claves para la supervivencia, desarrollo y crecimiento de los peces. El estudio, cuyo primer autor es la investigadora Dani Anastasiadi, y que se publica en la revista Scientific Reports, contribuye a conocer mejor el futuro impacto del cambio global en los peces a través de modificaciones epigenéticas en todo el genoma.

“La forma en que las señales ambientales son percibidas e integradas en el genoma es todavía poco comprendida y constituye un tema central en el estudio de la biología del desarrollo en un contexto ecológico. En los últimos años se están acumulando evidencias sobre el impacto de los factores ambientales en los mecanismos epigenéticos que regulan directamente la expresión génica y conducen a consecuencias fenotípicas duraderas. También es cada vez más evidente que los cambios epigenéticos contribuyen a la plasticidad fenotípica”, explica el director del estudio, Francesc Piferrer, profesor de investigación del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar.

En animales poiquilotermos acuáticos -como los analizados en el estudio-, la temperatura tiene efectos sobre la metilación global del ADN. La metilación del ADN es un cambio químico singular previo al proceso de silenciación o expresión de un gen. Es un mecanismo de los denominados “epigenéticos”: modulan la expresión de los genes sin modificar su secuencia nucleotídica, y pueden verse influidos por factores ambientales.

Piferrer explica: “Nuestro estudio muestra que temperaturas elevadas y constantes o cambios de temperatura tras la aclimatación, todas ellas dentro del rango predicho por los últimos modelos de calentamiento global (de 2 a 4°C), causan diferencias en la metilación global del ADN y en la expresión de genes relacionados con la respuesta al estrés, el crecimiento de los músculos y con la formación de órganos, entre otros. Todos ellos son esenciales para la supervivencia y el desarrollo”.

“Es importante destacar que estos efectos dependen del estadio de desarrollo del pez, ya que son evidentes en larvas pero no en juveniles. Sin embargo, los efectos en los juveniles también podrían ocurrir con mayores tiempos de exposición o temperaturas más altas”, señala Piferrer.

Tal como defienden los autores, los estudios futuros sobre las posibles consecuencias del cambio climático en los ecosistemas marinos en general, y en los peces en particular, también deberían considerar la existencia de este tipo de alteraciones epigenéticas. Asimismo, “los muestreos de campo para determinar efectos del cambio climático deberían tener en cuenta la existencia de periodos sensibles durante el desarrollo temprano”, concluye Piferrer.
.
.
Referencia | Anastasiadi, D., Díaz, N., Piferrer, F. Small ocean temperature increases elicit stage-dependent changes in DNA methylation and gene expression in a fish, the European sea bass. Scientific Reports. DOI: 10.1038/s41598-017-10861-6
.
.
.
.
.

El 40% de los varones españoles y portugueses desciende de un antepasado común que vivió hace 4.500 años


Según concluye un estudio publicado en la revista Scientific Reports y basado en muestras de ADN de casi 3.000 hombres de la Península Ibérica y Francia. En el País Vasco, el porcentaje asciende al 70%. El hallazgo puede tener aplicaciones en el estudio de las migraciones humanas, en la identificación genética de casos criminales y en genealogía.
.
.

Tan sólo supone el 1% de todo el genoma masculino, pero es el responsable de que los hombres sean anatómicamente hombres. El cromosoma Y, encargado de impedir la formación de los ovarios en el feto y de permitir el desarrollo de los testículos, se transmite únicamente de padres a hijos varones. Desde el punto de vista evolutivo, esta característica facilita el rastreo de las distintas variantes existentes del cromosoma, y de muchas de ellas ya se conoce el origen, la dispersión y la distribución geográfica. Ahora, investigadores de la Universitat Pompeu Fabra y de la Universidad del País Vasco han estudiado la variante R1b-DF27 del cromosoma Y, conocida en la comunidad científica por su elevada frecuencia en la Península Ibérica.

Mediante el análisis de muestras de ADN de casi 3.000 hombres de la Península Ibérica y Francia, el equipo científico ha revelado que esta variante está presente en el 40% de los varones ibéricos y en el 70% de los varones del País Vasco. Más allá de los Pirineos, solo un 10% de los varones son portadores de la variante R1b-DF27 del cromosoma Y.

Según Francesc Calafell, líder del estudio y jefe del grupo de investigación en Genómica de la Individualidad de la UPF, “la historia evolutiva de los cromosomas Y humanos parece haber ocurrido en ráfagas, con aumentos en la frecuencia de ciertas variantes a raíz de cambios culturales o innovaciones tecnológicas”. En el caso de la variante R1b-DF27, los autores aseguran que se originó hace entre 4.000 y 4.500 años, y lo más probable es que apareciera en el noreste de la Península. “A pesar de su elevada frecuencia actual en el País Vasco, las medidas internas de diversidad y las estimaciones de la antigüedad son más bajas en los vascos que en cualquier otra población, lo que descarta esta región como punto de origen de la variante”, comenta Calafell, cuyo grupo de investigación pertenece al Instituto de Biología Evolutiva (IBE, CSIC-UPF). Un origen local en Iberia sería la hipótesis más plausible, puesto que “muestra las mayores estimaciones de diversidad y antigüedad para R1b-DF27.” Estas observaciones parecen coincidir con el movimiento de oriente a occidente que se produjo en Iberia en la Edad de Bronce, cuando los pueblos ibéricos no indoeuropeos se establecieron en la costa mediterránea y en el interior porque los pueblos celtas ocupaban el centro y el oeste de la Península Ibérica.

La genética, una herramienta útil no sólo en historia

El estudio de R1b-DF27 puede ayudar a rastrear eventos migratorios que involucren a hombres españoles o portugueses. Un claro ejemplo se ha visto en las poblaciones latinoamericanas, donde la variante se halla en frecuencias del 40% en Colombia, 36% en Puerto Rico, 10% en México y 8% en Perú. La presencia de R1b-DF27 es notablemente inferior en las poblaciones con un componente indígena más fuerte, como México y Perú, evidenciando una menor mezcla de sus individuos con los colonos en el pasado. Incluso en Europa, las frecuencias de los subgrupos Y han sido utilizadas para detectar eventos de migración a corto plazo. Así, las huellas de la expansión medieval del reino de Aragón hacia el Mediterráneo durante los siglos XIV y XV, o la ocupación castellana de Flandes en el siglo XVI pueden ser rastreadas a través de los linajes masculinos, en particular, a través de R1b-DF27.

Una variante cromosómica con frecuencias relativamente altas en poblaciones ibéricas y rara en otras regiones como la R1b-DF27 puede tener, además, aplicaciones en la genética forense. Su presencia en una muestra biológica recogida en la escena de un crimen puede ayudar a identificar el origen geográfico de quien la aportó.

Por último, el cromosoma Y se utiliza a menudo en los estudios relacionados con los apellidos, ya que estos últimos suelen transmitirse también a través de la línea masculina. Para ello, se analizan los subgrupos del cromosoma Y y, teniendo en cuenta su similitud entre hombres que comparten el mismo apellido, se establece un origen genealógico compartido.
.
.
Referencia | Neus Solé-Morata, Patricia Villaescusa, Carla García-Fernández, Neus Font-Porterias, María José Illescas, Laura Valverde, Francesca Tassi, Silvia Ghirotto, Claude Férec, Karen Rouault, Susana Jiménez-Moreno, Begoña Martínez-Jarreta, Maria Fátima Pinheiro, María T. Zarrabeitia, Ángel Carracedo, Marian M. de Pancorbo & Francesc Calafell. Analysis of the R1b-DF27 haplogroup shows that a large fraction of Iberian Y-chromosome lineages originated recently in situ. Scientific Reports, Agosto 2017. DOI:10.1038/s41598-017-07710-x
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadEcologíaGenéticaEvolución

Tener amigos en el trabajo mejora la productividad y reduce el estrés


Varios estudios señalan que las relaciones positivas en el entorno laboral también fomentan la creatividad y la satisfacción de los empleados.
.
.

Cuando suena el despertador bien temprano por la mañana para ir al trabajo, algunos lo desactivan con menos enfado porque saben que, cuando lleguen a la oficina, les espera un puñado de amigos. Su jornada será un poco más agradable, pues trabajarán con gente con quien tienen sintonía. Un estudio de LinkedIn elaborado en 2014 indica que el 46% de los empleados que tienen amigos en el trabajo se sienten más felices, una cifra que sube hasta el 57% en el caso de los trabajadores más jóvenes, entre 18 y 24 años. Los expertos aseguran que si con las personas que forman parte de nuestro entorno laboral nos une también una relación de amistad, esto redunda en beneficio de las tareas que realizamos y resulta positivo para la empresa, aunque, a veces, también se pueden producir algunas disfunciones.

"Cuando hay relaciones más estrechas y positivas entre los trabajadores, también hay más tendencia a colaborar, los equipos son más eficaces y, en general, hay un sentimiento de confort y apoyo que contribuye a construir un buen clima de trabajo", indica Gina Aran, profesora colaboradora del máster de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Por su parte, Mar Sabadell, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC y experta en prevención de riesgos laborales, asegura que las relaciones dentro del trabajo son importantes porque contribuyen a una mejor comprensión del puesto de trabajo y permiten compartir información relevante de la organización y de las personas.

Varios estudios han constatado las ventajas que comporta la amistad con los colegas en el trabajo; por ejemplo, ayuda a reducir y gestionar mejor las situaciones de estrés; el trabajador se siente escuchado, comprendido y ayudado por ese colega que es a la vez su amigo. Además, estas relaciones positivas también fomentan la creatividad y hacen que los empleados sean más productivos. "En la medida en que los trabajadores, entre ellos, se proporcionan apoyo social en el puesto de trabajo, la experiencia de trabajo puede ser más gratificante, reduciendo la tensión psicológica y mejorando los niveles de bienestar de la persona", apunta Sabadell. Además de apoyo emocional, esta experta también recalca que los trabajadores reciben apoyo informativo e instrumental de los compañeros con quienes tienen buena sintonía.

Menos rotación

La profesora de los Estudios de Economía y Empresa añade que si bien "el grado de sintonía con los compañeros no es constante", cuando hay un buen clima se mejora la consecución de las tareas y hay una rotación menor de personas en la empresa, que estabiliza y consolida el equipo de trabajo. Por el contrario, si dos amigos se pelean en un determinado momento, esto, de rebote, puede afectar negativamente al trabajo. En este sentido, Aran afirma que dos personas que están peleadas no pueden trabajar conjuntamente de manera eficiente. Cosas como dificultar el trabajo del compañero, no responderle los correos o no hablarle ponen en entredicho el trabajo en equipo.

El apoyo por parte de los colegas y del jefe es habitual en el trabajo. Así lo indica la encuesta europea de condiciones de trabajo de 2015. Según este estudio, el 72% de los trabajadores asegura que recibe apoyo social de sus compañeros, mientras que un 59% asegura que sus superiores le apoyan. Las cifras son más altas en el caso de los empleados jóvenes y descienden en el caso de los operarios de mayor edad, a partir de los cincuenta años. "Más que ser amigos, interesa que los trabajadores se respeten, se comuniquen y colaboren, porque redunda en una mayor productividad", explica Aran. "El apoyo social tiene una influencia directa positiva sobre la salud y el bienestar y, a su vez, reduce o amortigua el estrés", añade Sabadell.

Grupos cerrados y exceso de confianza

Aunque a menudo los lazos de amistad redundan en beneficio del trabajo y de la empresa, a veces también se pueden producir algunos efectos negativos. "En algunos casos, se puede llegar a extremos en que las personas amigas se aíslan como grupo y forman un reino de taifas, que resulta perjudicial para las relaciones y los procesos de trabajo", indica la profesora del máster de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la UOC. Por su parte, Sabadell afirma que también se pueden producir disfunciones como por ejemplo un "exceso de confianza", el hecho de entregar el trabajo tarde o peor acabado porque un amigo no se quejará. Para las dos expertas, sin embargo, lo más negativo es la falta de apoyo por parte de los demás y del jefe: "Algunos estudios han observado una conexión entre la falta de apoyo social y el malestar musculoesquelético", afirma la profesora Mar Sabadell.

Si las relaciones de amistad entre los compañeros son, en general, positivas; ¿qué pasa cuando el amigo es el jefe? ¿Es compatible tener un amigo que, al mismo tiempo, sea un superior en el trabajo? "Puede pasar que nos encontremos ante un conflicto de inter-roles, es decir, situaciones en las que nuestro comportamiento requiere actuar en roles incompatibles", explica Sabadell. Aran coincide en la dificultad de mantener una relación de amistad saludable con un superior: "Esta relación de amistad es complicada, tanto por la falta de objetividad en momentos concretos, como por el recelo de quienes no son amigos. En caso de existir amistad entre el jefe y el empleado, es imprescindible que desde el primer momento ambos consensuen los roles de cada cual y queden claras sus atribuciones".
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadPsicologíaComunicación

La magia del lenguaje: cuando dos personas sincronizan sus cerebros


Una investigación del BCBL demuestra que, al conversar entre ellas, dos personas establecen un vínculo único entre sus cerebros. El estudio, publicado en la revista científica Scientific Reports, sugiere que esta sincronía intercerebral puede ser un factor clave para la comprensión del lenguaje y de la comunicación interpersonal.
.
.

Feeling, química o empatía. O simplemente lenguaje. Cuando comenzamos a intercambiar las primeras palabras con alguien es cuando realmente surge la magia entre dos personas. Es precisamente el lenguaje lo que hace que los cerebros de dos individuos se sincronicen de tal manera que se establezca un vínculo único entre ambos.

Algo tan sencillo como una conversación cotidiana provoca que los cerebros de dos personas comiencen a trabajar de forma simultánea. Así lo ha descrito un estudio realizado por el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) y publicado recientemente en la revista científica Scientific Reports del grupo Nature.

En el ámbito de la neurociencia, las investigaciones más tradicionales habían planteado hasta el momento la teoría científica de que el cerebro se sincroniza en función de lo que escucha, ajustando así sus ritmos a los estímulos auditivos. Los investigadores del centro neurocientífico donostiarra han ido un paso más allá y han analizado simultáneamente la compleja actividad neuronal de dos personas desconocidas que entablan una conversación por primera vez.

La investigación, liderada por los investigadores del BCBL Alejandro Pérez, Manuel Carreiras y Jon Andoni Duñabeitia, ha comprobado mediante el uso de la electroencefalografía que la actividad neuronal de dos personas implicadas en un acto comunicativo se sincroniza para dar paso a una conexión especial entre ambos sujetos. Se trata de una comunión intercerebral que va más allá del propio lenguaje y que puede constituir un factor clave en las relaciones interpersonales y en la comprensión del lenguaje.

De esta manera, en una conversación, el ritmo de las ondas cerebrales del emisor y del receptor se ajusta a las propiedades físicas del sonido del mensaje emitido verbalmente, generando así una conexión entre los dos cerebros que comienzan a trabajar de manera conjunta con un mismo fin: la comunicación.

“Los cerebros de dos personas se acercan gracias al lenguaje, y la comunicación crea entre ellas vínculos que van mucho más allá de lo que se puede percibir desde el exterior”, explica Jon Andoni Duñabeitia, investigador del centro vasco. “Gracias a estas técnicas podemos saber si dos personas están conversando entre ellas únicamente analizando sus ondas cerebrales”, añade Duñabeitia.

El experimento

Para la realización del estudio, los investigadores del BCBL situaron, separadas por un biombo, a parejas de personas del mismo sexo que no se conocían entre sí, asegurándose así que la conexión generada fuera realmente gracias a la comunicación establecida.

Siguiendo un guion, las parejas entablaban una conversación de temática general y, por turnos, los protagonistas se intercambiaban el papel de emisor y receptor.

A través de la electroencefalografía (EEG), una prueba no invasiva que analiza la actividad eléctrica del cerebro, los científicos midieron la actividad de las ondas cerebrales simultáneamente, comprobando que las oscilaciones de las mismas tenían lugar al mismo tiempo.

Implicaciones

“Ser capaces de saber si dos personas están hablando entre sí, y tal vez incluso saber de qué están hablando, únicamente viendo su actividad cerebral es algo maravilloso. Ahora podemos comenzar a explorar nuevas aplicaciones de estos descubrimientos que pueden resultar de gran utilidad en contextos comunicativos especiales, como en el caso de personas con dificultades para comunicarse”, explica Duñabeitia.

En un futuro, el conocimiento de esta interacción entre dos cerebros podría permitir comprender y analizar aspectos muy complejos en el ámbito de la psicología, la sociología, la psiquiatría o la educación, empleando las neuroimágenes dentro de un contexto realista o ecológico.

“Demostrar la existencia de una sincronía neural entre personas conversando ha sido solo un primer paso”, indica el investigador Alejandro Pérez. “Nos quedan por delante muchos interrogantes y retos que resolver. Además, el potencial práctico es enorme: los problemas de comunicación ocurren cada día. Ahora lo que planeamos es incrementar o potenciar ese acoplamiento intercerebral que hemos descrito, con el fin de mejorar la comunicación”, añade Pérez.

¿Cómo se vinculan los cerebros entre sí cuando se experimenta un sentimiento de equipo? ¿Podemos saber si las personas en estado grave de pérdida de conciencia comprenden las conversaciones de su alrededor? ¿Son los patrones anormales de acoplamiento cerebral la base de los problemas de comunicación en los trastornos psiquiátricos? Sin duda, son múltiples y excitantes las posibilidades que abre esta investigación y es por ello que ha despertado mucha atención en el campo científico, donde ha tenido amplia aceptación. De momento, el próximo paso para los investigadores del BCBL será comprobar, empleando la misma técnica y dinámica de parejas, si los cerebros de dos personas se sincronizan de la misma manera cuando la conversación tiene lugar en una lengua no nativa.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSaludPsicologíaNeurologíaInvestigaciónLenguajeComunicación

Las personas que van en bicicleta al trabajo tienen menos riesgo de padecer estrés


Un nuevo estudio de ISGlobal subraya el rol de este medio de transporte para mejorar la salud pública y el bienestar en las ciudades.
.
.

Las personas que se desplazan en bicicleta para ir a trabajar o a estudiar tienen menos riesgo de sufrir estrés que las que se mueven mediante otro medio de transporte, según un nuevo estudio de ISGlobal, centro impulsado por la Obra Social ”la Caixa”.

La investigación, publicada en la revista BMJ Open, destaca que las personas que se desplazan en bicicleta al trabajo o al centro de estudios al menos una vez por semana tienen un 20% menos de riesgo de padecer estrés que las que no pedalean nunca. En concreto, las personas que van en bicicleta cuatro días a la semana reducen el riesgo de estrés hasta el 52%, en comparación con las que no pedalean nunca.

En general, las personas utilizan más la bicicleta cuando los desplazamientos son más cortos, y cuando tienen estaciones de bicicletas públicas cerca de sus domicilios y centros de trabajo o estudio. Además, los resultados de la investigación muestran que el riesgo de padecer estrés es menor cuando el entorno urbano es más amigable para ir en bicicleta, por ejemplo cuando existen estaciones públicas cercanas y carriles bici. De esta manera, el estudio concluye que un diseño del entorno urbano que tenga en cuenta la bicicleta puede potenciar el uso de este medio de transporte y reducir el riesgo de estrés.

El estudio, que se enmarca en el proyecto TAPAS, se realizó a partir de cuestionarios telefónicos a cerca de 800 personas adultas y sanas de la ciudad de Barcelona, de entre 18 y 69 años, que estudian o trabajan.

“Se trata del primer estudio que se centra en la relación entre los desplazamientos en bicicleta y el estrés autopercibido”, explica Ione Avila-Palencia, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio. “Tenemos una sociedad bastante estresada y las conclusiones de esta publicación señalan que la bicicleta puede ayudar a reducir los niveles de estrés en la población”, añade la investigadora.

Mark J. Nieuwenhuijsen, director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal, destaca que “estos resultados sugieren que los responsables políticos deben promover el uso de la bicicleta y priorizarlo en la planificación urbana y de transportes para reducir los niveles de estrés y mejorar la salud pública y el bienestar”.
.
.
Referencia | Avila-Palencia I, de Nazelle A, Cole-Hunter T, Donaire-Gonzalez D, Jerrett M, Rodriguez DA, Nieuwenhuijsen MJ. The relationship between bicycle commuting and perceived stress: a cross-sectional study. BMJ Open. 2017 Jun 23;7(6):e013542.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadSostenibilidadSaludPsicología

¿Qué pasa con los datos y fotos que colgamos en las redes?


¿Somos conscientes de lo que supone colgar una foto o cualquier contenido en internet? ¿Qué pasa con nuestros datos que circulan por la red? ¿Pensamos en las consecuencias que puede tener un acto tan sencillo y al alcance de tanta gente?
.
.

Poca gente realmente lee las condiciones de uso que imponen las redes sociales para poder tener acceso al servicio. Son textos largos y pesados y tendemos a aceptar las condiciones sin mirarlas mucho o nada. Mònica Vilasau, profesora de los Estudios de Derecho y Ciencia Política, advierte que es "una práctica muy conveniente", pero que resulta difícil porque muchas veces utilizamos dispositivos que no permiten una lectura fácil y amable.

La consecuencia de no leer las condiciones es que no sabemos las implicaciones que tienen las acciones que realizamos en las redes, que cada vez tienen más usuarios. Según el informe sobre el uso de redes sociales del IAB (2016), en España ocho de cada diez internautas de entre 16 y 55 años utilizan las redes sociales, lo que representa más de 15 millones de usuarios. El estudio constata que las redes preferidas son Facebook, YouTube, Twitter e Instagram y que el 36% de los usuarios cuelgan y comparten contenidos.

Ceder todos los derechos para que la red funcione

"Debemos ser cuidadosos cuando colgamos fotos u otros contenidos en internet" avisa Raquel Xalabarder, catedrática de Propiedad Intelectual y también profesora de los Estudios de Derecho de la UOC. Se debe distinguir si son espacios más o menos cerrados que nos permitan un cierto control —como por ejemplo Facebook— o en cambio son espacios totalmente abiertos, como un web, Twitter o Instagram, en que lo que cuelgas es público y puede convertirse en viral más rápidamente.

Sea un espacio más abierto o más cerrado, cuando colgamos una foto o una grabación de imágenes o de voz ¿cedemos la propiedad intelectual? "En las condiciones de uso, lo que hacen estas plataformas es obtener a su favor una licencia de todos los derechos de propiedad intelectual de todos los contenidos que colgamos", confirma Xalabarder.

¿Y por qué lo hacen? "Si queremos pensar bien, lo hacen porque, si no hubiera esta cesión de derechos, la herramienta no podría funcionar". Y es que cada vez que alguien retuitea, cada vez que alguien comenta o comparte una entrada, realiza un acto de explotación y, por lo tanto, si Facebook no tuviera nuestra autorización, no se podrían hacer esas acciones y el sistema no funcionaría como red social. Según Xalabarder, "a efectos de propiedad intelectual, compartir comporta dos actos de explotación: la reproducción y la comunicación pública; y, por lo tanto, si no cedes como mínimo estos dos derechos, la red no funciona".

La mayoría de internautas ofrecen demasiada información personal

Una vez cedidos los derechos intelectuales, sin embargo, estas plataformas podrían realizar muchas más acciones con nuestras imágenes, como por ejemplo venderlas, ponerlas en una base de datos, obtener algún rendimiento económico... De momento, no se sabe que lo hagan, sobre todo porque no les interesa, según Xalabarder, y además podrían tener problemas con los derechos de imagen, que a menudo no tenemos en cuenta. Y es que la experta en propiedad intelectual recuerda que una cosa es que saquemos una foto y como autor tengamos derecho a colgarla, pero otra cosa es que esto no implica que la persona que aparece en la foto haya consentido que la colguemos en la red.

Con los datos personales que introducimos en una red social, una aplicación o una página web, pasa tres cuartos de lo mismo. Para Mònica Vilasau, experta en protección de datos de carácter personal en internet, está claro que una vez introducidos "perdemos su control", a pesar de que cada vez lo hacemos más. Según datos de la Encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en los hogares (2016) del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 75% de los usuarios de internet durante el último año ha suministrado algún tipo de información personal por medio de internet: el 66% ha dado datos personales (nombre, fecha de nacimiento...), el 65% ha introducido datos de contacto (dirección, número de teléfono...) y el 45% ha dado datos de pago.

Vilasau explica que en las condiciones de uso es donde se tendría que informar sobre quien tiene acceso a todo este tipo de información, pero "esto no impide que en algún caso se haga uso de ella posteriormente y que se ceda a otras personas, aunque sea vulnerando la legislación". Es más, hay que tener en cuenta la posibilidad de accesos a la información no consentidos, por ataques informáticos, por ejemplo.

Precisamente Raquel Xalabarder es de la opinión de que el riesgo no viene tanto de la plataforma, puesto que serian los primeros en ser perjudicados, como más bien de hackers. Además, añade, aunque las plataformas llegaran al punto de vender las fotos o sacar rendimiento de ellas, por ejemplo, "los usuarios acabarían ejerciendo los derechos que nos protegen como consumidores".

En la actualidad estamos a la espera de que tres de las plataformas con más usuarios, Facebook, Twitter y Google+, cambien precisamente las condiciones de uso porque no se ajustan a la normativa europea de protección de consumidores. Existen cláusulas de los contratos presumiblemente abusivas porque comportan un desequilibrio muy grande entre los derechos y las obligaciones de las dos partes, como por ejemplo que se puedan modificar las condiciones de uso unilateralmente, lo que la ley europea no permite.

Sea como fuere, "la certeza de que nadie use mal tus datos no la tiene nadie", asegura Vilasau, a pesar de que reconoce que existen canales más seguros que otros: por ejemplo, determinadas extranets de entidades financieras o determinados comercios que dan más garantía de fiabilidad. "La única posibilidad de una cierta garantía de control sería que el interesado cifrara los datos con técnicas de cifrado seguro", concluye.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadTecnologíaConsumoComunicación