Tener amigos en el trabajo mejora la productividad y reduce el estrés


Varios estudios señalan que las relaciones positivas en el entorno laboral también fomentan la creatividad y la satisfacción de los empleados.
.
.

Cuando suena el despertador bien temprano por la mañana para ir al trabajo, algunos lo desactivan con menos enfado porque saben que, cuando lleguen a la oficina, les espera un puñado de amigos. Su jornada será un poco más agradable, pues trabajarán con gente con quien tienen sintonía. Un estudio de LinkedIn elaborado en 2014 indica que el 46% de los empleados que tienen amigos en el trabajo se sienten más felices, una cifra que sube hasta el 57% en el caso de los trabajadores más jóvenes, entre 18 y 24 años. Los expertos aseguran que si con las personas que forman parte de nuestro entorno laboral nos une también una relación de amistad, esto redunda en beneficio de las tareas que realizamos y resulta positivo para la empresa, aunque, a veces, también se pueden producir algunas disfunciones.

"Cuando hay relaciones más estrechas y positivas entre los trabajadores, también hay más tendencia a colaborar, los equipos son más eficaces y, en general, hay un sentimiento de confort y apoyo que contribuye a construir un buen clima de trabajo", indica Gina Aran, profesora colaboradora del máster de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Por su parte, Mar Sabadell, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC y experta en prevención de riesgos laborales, asegura que las relaciones dentro del trabajo son importantes porque contribuyen a una mejor comprensión del puesto de trabajo y permiten compartir información relevante de la organización y de las personas.

Varios estudios han constatado las ventajas que comporta la amistad con los colegas en el trabajo; por ejemplo, ayuda a reducir y gestionar mejor las situaciones de estrés; el trabajador se siente escuchado, comprendido y ayudado por ese colega que es a la vez su amigo. Además, estas relaciones positivas también fomentan la creatividad y hacen que los empleados sean más productivos. "En la medida en que los trabajadores, entre ellos, se proporcionan apoyo social en el puesto de trabajo, la experiencia de trabajo puede ser más gratificante, reduciendo la tensión psicológica y mejorando los niveles de bienestar de la persona", apunta Sabadell. Además de apoyo emocional, esta experta también recalca que los trabajadores reciben apoyo informativo e instrumental de los compañeros con quienes tienen buena sintonía.

Menos rotación

La profesora de los Estudios de Economía y Empresa añade que si bien "el grado de sintonía con los compañeros no es constante", cuando hay un buen clima se mejora la consecución de las tareas y hay una rotación menor de personas en la empresa, que estabiliza y consolida el equipo de trabajo. Por el contrario, si dos amigos se pelean en un determinado momento, esto, de rebote, puede afectar negativamente al trabajo. En este sentido, Aran afirma que dos personas que están peleadas no pueden trabajar conjuntamente de manera eficiente. Cosas como dificultar el trabajo del compañero, no responderle los correos o no hablarle ponen en entredicho el trabajo en equipo.

El apoyo por parte de los colegas y del jefe es habitual en el trabajo. Así lo indica la encuesta europea de condiciones de trabajo de 2015. Según este estudio, el 72% de los trabajadores asegura que recibe apoyo social de sus compañeros, mientras que un 59% asegura que sus superiores le apoyan. Las cifras son más altas en el caso de los empleados jóvenes y descienden en el caso de los operarios de mayor edad, a partir de los cincuenta años. "Más que ser amigos, interesa que los trabajadores se respeten, se comuniquen y colaboren, porque redunda en una mayor productividad", explica Aran. "El apoyo social tiene una influencia directa positiva sobre la salud y el bienestar y, a su vez, reduce o amortigua el estrés", añade Sabadell.

Grupos cerrados y exceso de confianza

Aunque a menudo los lazos de amistad redundan en beneficio del trabajo y de la empresa, a veces también se pueden producir algunos efectos negativos. "En algunos casos, se puede llegar a extremos en que las personas amigas se aíslan como grupo y forman un reino de taifas, que resulta perjudicial para las relaciones y los procesos de trabajo", indica la profesora del máster de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la UOC. Por su parte, Sabadell afirma que también se pueden producir disfunciones como por ejemplo un "exceso de confianza", el hecho de entregar el trabajo tarde o peor acabado porque un amigo no se quejará. Para las dos expertas, sin embargo, lo más negativo es la falta de apoyo por parte de los demás y del jefe: "Algunos estudios han observado una conexión entre la falta de apoyo social y el malestar musculoesquelético", afirma la profesora Mar Sabadell.

Si las relaciones de amistad entre los compañeros son, en general, positivas; ¿qué pasa cuando el amigo es el jefe? ¿Es compatible tener un amigo que, al mismo tiempo, sea un superior en el trabajo? "Puede pasar que nos encontremos ante un conflicto de inter-roles, es decir, situaciones en las que nuestro comportamiento requiere actuar en roles incompatibles", explica Sabadell. Aran coincide en la dificultad de mantener una relación de amistad saludable con un superior: "Esta relación de amistad es complicada, tanto por la falta de objetividad en momentos concretos, como por el recelo de quienes no son amigos. En caso de existir amistad entre el jefe y el empleado, es imprescindible que desde el primer momento ambos consensuen los roles de cada cual y queden claras sus atribuciones".
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadPsicologíaComunicación

La magia del lenguaje: cuando dos personas sincronizan sus cerebros


Una investigación del BCBL demuestra que, al conversar entre ellas, dos personas establecen un vínculo único entre sus cerebros. El estudio, publicado en la revista científica Scientific Reports, sugiere que esta sincronía intercerebral puede ser un factor clave para la comprensión del lenguaje y de la comunicación interpersonal.
.
.

Feeling, química o empatía. O simplemente lenguaje. Cuando comenzamos a intercambiar las primeras palabras con alguien es cuando realmente surge la magia entre dos personas. Es precisamente el lenguaje lo que hace que los cerebros de dos individuos se sincronicen de tal manera que se establezca un vínculo único entre ambos.

Algo tan sencillo como una conversación cotidiana provoca que los cerebros de dos personas comiencen a trabajar de forma simultánea. Así lo ha descrito un estudio realizado por el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) y publicado recientemente en la revista científica Scientific Reports del grupo Nature.

En el ámbito de la neurociencia, las investigaciones más tradicionales habían planteado hasta el momento la teoría científica de que el cerebro se sincroniza en función de lo que escucha, ajustando así sus ritmos a los estímulos auditivos. Los investigadores del centro neurocientífico donostiarra han ido un paso más allá y han analizado simultáneamente la compleja actividad neuronal de dos personas desconocidas que entablan una conversación por primera vez.

La investigación, liderada por los investigadores del BCBL Alejandro Pérez, Manuel Carreiras y Jon Andoni Duñabeitia, ha comprobado mediante el uso de la electroencefalografía que la actividad neuronal de dos personas implicadas en un acto comunicativo se sincroniza para dar paso a una conexión especial entre ambos sujetos. Se trata de una comunión intercerebral que va más allá del propio lenguaje y que puede constituir un factor clave en las relaciones interpersonales y en la comprensión del lenguaje.

De esta manera, en una conversación, el ritmo de las ondas cerebrales del emisor y del receptor se ajusta a las propiedades físicas del sonido del mensaje emitido verbalmente, generando así una conexión entre los dos cerebros que comienzan a trabajar de manera conjunta con un mismo fin: la comunicación.

“Los cerebros de dos personas se acercan gracias al lenguaje, y la comunicación crea entre ellas vínculos que van mucho más allá de lo que se puede percibir desde el exterior”, explica Jon Andoni Duñabeitia, investigador del centro vasco. “Gracias a estas técnicas podemos saber si dos personas están conversando entre ellas únicamente analizando sus ondas cerebrales”, añade Duñabeitia.

El experimento

Para la realización del estudio, los investigadores del BCBL situaron, separadas por un biombo, a parejas de personas del mismo sexo que no se conocían entre sí, asegurándose así que la conexión generada fuera realmente gracias a la comunicación establecida.

Siguiendo un guion, las parejas entablaban una conversación de temática general y, por turnos, los protagonistas se intercambiaban el papel de emisor y receptor.

A través de la electroencefalografía (EEG), una prueba no invasiva que analiza la actividad eléctrica del cerebro, los científicos midieron la actividad de las ondas cerebrales simultáneamente, comprobando que las oscilaciones de las mismas tenían lugar al mismo tiempo.

Implicaciones

“Ser capaces de saber si dos personas están hablando entre sí, y tal vez incluso saber de qué están hablando, únicamente viendo su actividad cerebral es algo maravilloso. Ahora podemos comenzar a explorar nuevas aplicaciones de estos descubrimientos que pueden resultar de gran utilidad en contextos comunicativos especiales, como en el caso de personas con dificultades para comunicarse”, explica Duñabeitia.

En un futuro, el conocimiento de esta interacción entre dos cerebros podría permitir comprender y analizar aspectos muy complejos en el ámbito de la psicología, la sociología, la psiquiatría o la educación, empleando las neuroimágenes dentro de un contexto realista o ecológico.

“Demostrar la existencia de una sincronía neural entre personas conversando ha sido solo un primer paso”, indica el investigador Alejandro Pérez. “Nos quedan por delante muchos interrogantes y retos que resolver. Además, el potencial práctico es enorme: los problemas de comunicación ocurren cada día. Ahora lo que planeamos es incrementar o potenciar ese acoplamiento intercerebral que hemos descrito, con el fin de mejorar la comunicación”, añade Pérez.

¿Cómo se vinculan los cerebros entre sí cuando se experimenta un sentimiento de equipo? ¿Podemos saber si las personas en estado grave de pérdida de conciencia comprenden las conversaciones de su alrededor? ¿Son los patrones anormales de acoplamiento cerebral la base de los problemas de comunicación en los trastornos psiquiátricos? Sin duda, son múltiples y excitantes las posibilidades que abre esta investigación y es por ello que ha despertado mucha atención en el campo científico, donde ha tenido amplia aceptación. De momento, el próximo paso para los investigadores del BCBL será comprobar, empleando la misma técnica y dinámica de parejas, si los cerebros de dos personas se sincronizan de la misma manera cuando la conversación tiene lugar en una lengua no nativa.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSaludPsicologíaNeurologíaInvestigaciónLenguajeComunicación

Las personas que van en bicicleta al trabajo tienen menos riesgo de padecer estrés


Un nuevo estudio de ISGlobal subraya el rol de este medio de transporte para mejorar la salud pública y el bienestar en las ciudades.
.
.

Las personas que se desplazan en bicicleta para ir a trabajar o a estudiar tienen menos riesgo de sufrir estrés que las que se mueven mediante otro medio de transporte, según un nuevo estudio de ISGlobal, centro impulsado por la Obra Social ”la Caixa”.

La investigación, publicada en la revista BMJ Open, destaca que las personas que se desplazan en bicicleta al trabajo o al centro de estudios al menos una vez por semana tienen un 20% menos de riesgo de padecer estrés que las que no pedalean nunca. En concreto, las personas que van en bicicleta cuatro días a la semana reducen el riesgo de estrés hasta el 52%, en comparación con las que no pedalean nunca.

En general, las personas utilizan más la bicicleta cuando los desplazamientos son más cortos, y cuando tienen estaciones de bicicletas públicas cerca de sus domicilios y centros de trabajo o estudio. Además, los resultados de la investigación muestran que el riesgo de padecer estrés es menor cuando el entorno urbano es más amigable para ir en bicicleta, por ejemplo cuando existen estaciones públicas cercanas y carriles bici. De esta manera, el estudio concluye que un diseño del entorno urbano que tenga en cuenta la bicicleta puede potenciar el uso de este medio de transporte y reducir el riesgo de estrés.

El estudio, que se enmarca en el proyecto TAPAS, se realizó a partir de cuestionarios telefónicos a cerca de 800 personas adultas y sanas de la ciudad de Barcelona, de entre 18 y 69 años, que estudian o trabajan.

“Se trata del primer estudio que se centra en la relación entre los desplazamientos en bicicleta y el estrés autopercibido”, explica Ione Avila-Palencia, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio. “Tenemos una sociedad bastante estresada y las conclusiones de esta publicación señalan que la bicicleta puede ayudar a reducir los niveles de estrés en la población”, añade la investigadora.

Mark J. Nieuwenhuijsen, director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal, destaca que “estos resultados sugieren que los responsables políticos deben promover el uso de la bicicleta y priorizarlo en la planificación urbana y de transportes para reducir los niveles de estrés y mejorar la salud pública y el bienestar”.
.
.
Referencia | Avila-Palencia I, de Nazelle A, Cole-Hunter T, Donaire-Gonzalez D, Jerrett M, Rodriguez DA, Nieuwenhuijsen MJ. The relationship between bicycle commuting and perceived stress: a cross-sectional study. BMJ Open. 2017 Jun 23;7(6):e013542.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadSostenibilidadSaludPsicología

¿Qué pasa con los datos y fotos que colgamos en las redes?


¿Somos conscientes de lo que supone colgar una foto o cualquier contenido en internet? ¿Qué pasa con nuestros datos que circulan por la red? ¿Pensamos en las consecuencias que puede tener un acto tan sencillo y al alcance de tanta gente?
.
.

Poca gente realmente lee las condiciones de uso que imponen las redes sociales para poder tener acceso al servicio. Son textos largos y pesados y tendemos a aceptar las condiciones sin mirarlas mucho o nada. Mònica Vilasau, profesora de los Estudios de Derecho y Ciencia Política, advierte que es "una práctica muy conveniente", pero que resulta difícil porque muchas veces utilizamos dispositivos que no permiten una lectura fácil y amable.

La consecuencia de no leer las condiciones es que no sabemos las implicaciones que tienen las acciones que realizamos en las redes, que cada vez tienen más usuarios. Según el informe sobre el uso de redes sociales del IAB (2016), en España ocho de cada diez internautas de entre 16 y 55 años utilizan las redes sociales, lo que representa más de 15 millones de usuarios. El estudio constata que las redes preferidas son Facebook, YouTube, Twitter e Instagram y que el 36% de los usuarios cuelgan y comparten contenidos.

Ceder todos los derechos para que la red funcione

"Debemos ser cuidadosos cuando colgamos fotos u otros contenidos en internet" avisa Raquel Xalabarder, catedrática de Propiedad Intelectual y también profesora de los Estudios de Derecho de la UOC. Se debe distinguir si son espacios más o menos cerrados que nos permitan un cierto control —como por ejemplo Facebook— o en cambio son espacios totalmente abiertos, como un web, Twitter o Instagram, en que lo que cuelgas es público y puede convertirse en viral más rápidamente.

Sea un espacio más abierto o más cerrado, cuando colgamos una foto o una grabación de imágenes o de voz ¿cedemos la propiedad intelectual? "En las condiciones de uso, lo que hacen estas plataformas es obtener a su favor una licencia de todos los derechos de propiedad intelectual de todos los contenidos que colgamos", confirma Xalabarder.

¿Y por qué lo hacen? "Si queremos pensar bien, lo hacen porque, si no hubiera esta cesión de derechos, la herramienta no podría funcionar". Y es que cada vez que alguien retuitea, cada vez que alguien comenta o comparte una entrada, realiza un acto de explotación y, por lo tanto, si Facebook no tuviera nuestra autorización, no se podrían hacer esas acciones y el sistema no funcionaría como red social. Según Xalabarder, "a efectos de propiedad intelectual, compartir comporta dos actos de explotación: la reproducción y la comunicación pública; y, por lo tanto, si no cedes como mínimo estos dos derechos, la red no funciona".

La mayoría de internautas ofrecen demasiada información personal

Una vez cedidos los derechos intelectuales, sin embargo, estas plataformas podrían realizar muchas más acciones con nuestras imágenes, como por ejemplo venderlas, ponerlas en una base de datos, obtener algún rendimiento económico... De momento, no se sabe que lo hagan, sobre todo porque no les interesa, según Xalabarder, y además podrían tener problemas con los derechos de imagen, que a menudo no tenemos en cuenta. Y es que la experta en propiedad intelectual recuerda que una cosa es que saquemos una foto y como autor tengamos derecho a colgarla, pero otra cosa es que esto no implica que la persona que aparece en la foto haya consentido que la colguemos en la red.

Con los datos personales que introducimos en una red social, una aplicación o una página web, pasa tres cuartos de lo mismo. Para Mònica Vilasau, experta en protección de datos de carácter personal en internet, está claro que una vez introducidos "perdemos su control", a pesar de que cada vez lo hacemos más. Según datos de la Encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en los hogares (2016) del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 75% de los usuarios de internet durante el último año ha suministrado algún tipo de información personal por medio de internet: el 66% ha dado datos personales (nombre, fecha de nacimiento...), el 65% ha introducido datos de contacto (dirección, número de teléfono...) y el 45% ha dado datos de pago.

Vilasau explica que en las condiciones de uso es donde se tendría que informar sobre quien tiene acceso a todo este tipo de información, pero "esto no impide que en algún caso se haga uso de ella posteriormente y que se ceda a otras personas, aunque sea vulnerando la legislación". Es más, hay que tener en cuenta la posibilidad de accesos a la información no consentidos, por ataques informáticos, por ejemplo.

Precisamente Raquel Xalabarder es de la opinión de que el riesgo no viene tanto de la plataforma, puesto que serian los primeros en ser perjudicados, como más bien de hackers. Además, añade, aunque las plataformas llegaran al punto de vender las fotos o sacar rendimiento de ellas, por ejemplo, "los usuarios acabarían ejerciendo los derechos que nos protegen como consumidores".

En la actualidad estamos a la espera de que tres de las plataformas con más usuarios, Facebook, Twitter y Google+, cambien precisamente las condiciones de uso porque no se ajustan a la normativa europea de protección de consumidores. Existen cláusulas de los contratos presumiblemente abusivas porque comportan un desequilibrio muy grande entre los derechos y las obligaciones de las dos partes, como por ejemplo que se puedan modificar las condiciones de uso unilateralmente, lo que la ley europea no permite.

Sea como fuere, "la certeza de que nadie use mal tus datos no la tiene nadie", asegura Vilasau, a pesar de que reconoce que existen canales más seguros que otros: por ejemplo, determinadas extranets de entidades financieras o determinados comercios que dan más garantía de fiabilidad. "La única posibilidad de una cierta garantía de control sería que el interesado cifrara los datos con técnicas de cifrado seguro", concluye.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadTecnologíaConsumoComunicación

Un 17% de los menores sufre ‘borrachera del sueño’


La ‘borrachera del sueño’ consiste en que cuando la persona despierta, durante los primeros minutos se siente desorientada, tiene un pensamiento incoherente, movimientos lentos y descoordinados, e incluso pueden volver a dormirse sin recordar lo sucedido o mostrarse agresivos o fácilmente irritables.
.
.

Existen varios trastornos del sueño, asociados a diferentes momentos de la noche o a fases concretas de la señal cerebral. Entre ellos uno de los más comunes es ‘la borrachera del sueño’. La borrachera del sueño, es la forma coloquial por la que se conoce un trastorno del sueño llamado, de forma técnica, arousal confusional. Este trastorno consiste en que, cuando la persona despierta, durante los primeros minutos se siente muy desorientada y algunas de sus facultades mermadas e incluso pueden volver a dormirse sin recordar lo sucedido.

Según el Dr. Alejandro Guillén Riquelme de la Cátedra del Sueño de la Universidad de Granada-GrupoLoMonaco “pese a que este trastorno se puede producir en todas las etapas de la vida, es en niños donde se da con una mayor frecuencia; se estima que un 17% de los menores lo padecen y en la mayoría de los casos es un trastorno benigno. Sin embargo en los adultos está asociada a otros trastornos del sueño más graves”.

El Dr. Guillén manifiesta que “si creemos que podemos sufrir este trastorno es conveniente acudir a un especialista del sueño, ya que puede estar vinculado con otros trastornos que deben ser evaluados como el insomnio, que afecta a un 32% de la población, la apnea del sueño cuya prevalencia es del 28%, o algún tipo de trastorno mental”.

Por otro, este trastorno está muy vinculado con la ansiedad y el estrés a la hora de ir a la cama. Por ello los expertos dan una serie de recomendaciones como realizar ejercicio físico, no acostarse después de ver series o películas estimulantes, ni pasar de trabajar o estudiar directamente a la cama y/o realizar algún tipo de rutina de relajación antes de dormir. “El realizar una correcta higiene del sueño puede ayudar notablemente y más allá de aplicar esta medida, debemos evitar acostarnos estresados”, según Guillén.

Síntomas de borrachera del sueño

Normalmente, las personas que sufren borrachera del sueño se sienten confusas, tienen un habla lenta, producida por un pensamiento incoherente, movimientos lentos y descoordinados, e incluso pueden volver a dormirse sin recordar lo sucedido, pese a que el periodo despierto sea de varios minutos. En algunas ocasiones las personas con borrachera del sueño pueden mostrarse agresivos o fácilmente irritables. Todos estos síntomas suelen ser más marcados cuando el despertar se produce en mitad de la noche. Debido a los síntomas que produce el trastorno y que, visualmente, son muy parecidos a los que se producen en personas ebrias, este trastorno se conoce también como “borrachera del sueño”.
.
.
.
.
.
ETIQUETASSociedadSaludPsicología

¿Podrían tener los exoplanetas océanos como los de la Tierra?


En un artículo publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (Oxford University Press), el autor, Fergus Simpson, ha construido un modelo estadístico para predecir la división entre tierra y agua en exoplanetas habitables.
.
En la investigación, Fergus Simpson ha construido un modelo estadístico para predecir la división entre tierra y agua en exoplanetas habitables. Imagen: Antartis / Depositphotos.com
.

Para que la superficie de un planeta pueda tener áreas extensas tanto de tierra como de agua, es necesario un equilibrio delicado entre el volumen de agua que retiene y las dimensiones de las cuencas oceánicas. En el conjunto de planetas con agua, cada una de estas cantidades puede variar considerablemente. Aún se desconoce la razón por la que los valores de la Tierra se encuentran en pleno equilibrio. El investigador Fergus Simpson ha construido un modelo estadístico para predecir la división entre tierra y agua en exoplanetas habitables.

Este modelo, basado en el estadística bayesiana, predice que la mayoría de planetas habitables están dominados por océanos que cubrirían más del 90% de la superficie (intervalo de fiabilidad del 95%). Simpson ha llegado a esta conclusión porque la Tierra está cerca del límite de los llamados planetas acuáticos, un régimen en el que la existencia de nuestra especie ya no sería viable. "Un escenario en el que la Tierra tuviera menos agua que otros planetas habitables sería coherente con los resultados de las simulaciones, y podría explicar por qué algunos planetas son menos densos de lo que se esperaba", explica Simpson.

En este trabajo, Simpson, investigador del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB), aplica el principio de selección antrópica, una idea aplicada principalmente en el ámbito cosmológico y que defiende que cualquier teoría válida sobre el Universo debe ser coherente con la existencia del ser humano. "Basándonos en que los océanos cubren el 71% de la Tierra, encontramos bastantes pruebas para defender la hipótesis de que los efectos de la selección antrópica funcionan", explica Simpson.

Para realizar el experimento con el modelo estadístico, el investigador del ICCUB ha tenido en cuenta observaciones como por ejemplo el ciclo del agua o los procesos de la erosión y la deposición. También ha presentado una aproximación estadística para calcular el área habitable decreciente de los planetas con océanos más pequeños, ya que empiezan a estar dominados por los desiertos.

En este estudio, Simpson se centra en el efecto de la selección que incluye el área cubierta por los océanos. "Nos queda mucho para comprender la evolución de la vida, pero no debemos limitarnos a creer que todos los planetas habitables tienen la misma capacidad de tener vida inteligente", concluye.
.
.
Referencia bibliográfica | Fergus Simpson. Bayesian evidence for the prevalence of waterworlds. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, abril de 2017. Doi: 10.1093/mnras/stx516
.
.
.
.
.
ETIQUETASAstronomía

Los gusanos de la cera son capaces de degradar plástico


El insecto es capaz de biodegradar rápidamente polietileno, el plástico de las bolsas de la compra y los envases alimenticios. Los científicos quieren detectar la enzima que usa el gusano para eliminar el plástico y producirla a escala industrial. Al año se producen en el mundo 80 millones de toneladas de polietileno, material que tarda más de 100 años en degradarse.
.
El gusano de la cera (Galleria mellonella) es capaz de degradar plástico. Fotografía: César Hernández/CSIC
.

La investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Federica Bertocchini ha descubierto que los gusanos de la cera (Galleria mellonella), que habitualmente se alimentan de miel y cera de los panales de las abejas, son capaces de degradar plástico. Este gusano es capaz de biodegradar polietileno, uno de los materiales plásticos más resistentes que existen, con el que se fabrican bolsas de la compra y envases alimenticios, entre otros objetos. El descubrimiento ha sido patentado por los investigadores.

La investigadora del CSIC ha trabajado en esta investigación junto a Paolo Bombelli y Chris Howe de la Universidad de Cambridge. El trabajo será publicado en el próximo número de Current Biology.

Cada año se producen en todo el mundo cerca de 80 millones de toneladas de polietileno, un material difícil de degradar y muy resistente. Las bolsas de plástico, por ejemplo, que están fabricadas con polietileno de baja densidad, tardan cerca de 100 años en descomponerse totalmente; las más densas y resistentes pueden llegar a tardar hasta 400 años en degradarse. De media, cada persona utiliza anualmente más de 230 bolsas de plástico, lo que genera más de 100.000 toneladas de este tipo de residuos.

En la actualidad, los procesos de degradación química son muy largos y pueden prolongarse varios meses, además de que para ello se necesita utilizar líquidos corrosivos como el ácido nítrico. Es la primera vez que un equipo de investigación encuentra algo en la naturaleza capaz de degradar este material. “El plástico es un problema mundial. Hoy en día pueden encontrarse residuos por todas partes; incluidos los ríos y los océanos. El polietileno, en concreto, es muy resistente, por lo que es muy difícil que se degrade de forma natural”, detalla la investigadora del CSIC, que desarrolla su trabajo en el Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria, IBBTEC (CSIC, Universidad de Cantabria, SODERCAN), ubicado en Santander.

“Hemos realizado muchos experimentos para comprobar la eficacia de estos gusanos biodegradando el polietileno. 100 gusanos de la cera son capaces de biodegradar 92 miligramos de polietileno en 12 horas, es realmente muy rápido”, destaca Bertocchini. Tras dejar la fase de larva, el gusano se envuelve en un capullo o crisálida, de color blanquecino. Los investigadores han descubierto además que el contacto del capullo con el polietileno es suficiente para que este plástico se biodegrade.

La composición de la cera es similar a la del polietileno. Según los investigadores del estudio, éste puede ser el motivo por el que el gusano ha desarrollado un mecanismo para poder deshacerse de este plástico. “Aún desconocemos los detalles de cómo se produce la biodegración, pero existe la posibilidad de que lo haga una enzima. El siguiente paso es detectarla, aislarla, y producirla in vitro a escala industrial. Así podremos empezar a eliminar de forma eficaz este material tan resistente”, detalla Bertocchini.

Un descubrimiento casual

La investigadora, una apicultora aficionada, descubrió esta cualidad de los gusanos de la cera por casualidad. La investigadora del CSIC descubrió un día que los panales almacenados en su casa estaban llenos de gusanos, que habían empezado a alimentarse de los restos de miel y cera de sus abejas.

“Decidí retirar los gusanos y dejarlos en una bolsa de plástico mientras limpiaba los panales. Tras tenerlo todo listo, volví a la habitación donde estaban los gusanos y vi que estaban por todas partes, que se habían escapado de la bolsa a pesar de seguir cerrada. Así comprobé que la bolsa estaba llena de agujeros. Solo había una explicación: los gusanos habían hecho los agujeros y se habían escapado por ahí. En ese momento empezó este proyecto”, relata la científica del CSIC.

El gusano de la cera

El gusano de la cera, también conocido como gusano de la miel, es un insecto lepidóptero que puede encontrarse en cualquier lugar del mundo, y que puede llegar a medir tres centímetros de longitud en su fase larvaria. Se alimentan de la miel y la cera de las colmenas de las abejas, donde además encuentran una buena temperatura para su desarrollo.

Las larvas de este gusano tienen una expectativa de vida de entre seis y siete semanas con una temperatura óptima de crecimiento de entre 28 y 34 grados centígrados. Las larvas son capaces de producir seda y realizar el capullo en el que realizarán la última metamorfosis; su conversión en polillas.
.
.
Referencia bibliográfica | Paolo Bombelli, Christopher J. Howe and Federica Bertocchini. Polyethylene bio-degradation by caterpillars of the wax moth Galleria mellonella. Current Biology.
.
.
.
.
.
ETIQUETASInvestigaciónCSICLenguajeResiduosContaminación

Los nombres se procesan más rápido si tienen el mismo género que quien los pronuncia


Una investigación de la Universidad de Granada (UGR) ha analizado las reacciones del cerebro humano cuando personas de diferente sexo emiten palabras masculinas o femeninas.
.
.

La Universidad de Granada (UGR) ha determinado en un reciente estudio que los sustantivos masculinos son procesados más rápidamente por el cerebro si la voz que las emite es la de un hombre, mientras que los nombres femeninos se procesan con más facilidad si están dichos por una mujer.

Alba Casado, psicolingüista de la UGR y científica del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Granada, es la autora de esta investigación realizada mediante un electroencefalograma, a partir del cual se consigue estudiar las reacciones del cerebro humano ante la emisión de palabras masculinas o femeninas relativas a personas, emitidas tanto por voces de mujeres como de hombres.

La investigación se ha realizado con la participación de 16 mujeres durante una estancia en la Universidad de Lille 3, Francia. Los resultados, contrastados con otros estudios realizados en hombres, indican que estos indicios podrían tener aplicaciones en el aprendizaje de idiomas extranjeros.

La investigadora, Alba Casado, ha indicado en un artículo firmado junto a la profesora Angèle Brunellière que “sería productivo relacionar las palabras femeninas con voces de mujer y las palabras masculinas con voces de hombre para afianzar el aprendizaje de dichos conceptos de una manera natural y así aprovechar las conexiones intrínsecas entre los conceptos de sexo y género”.

En el estudio, las participantes visionaron una película muda que posteriormente debían resumir mientras que se oían de fondo, con la voz de 5 hombres y 5 mujeres, los sustantivos que en francés nombran al cantante (“chanteur”, en masculino) y a la cantante (“chanteuse”, en femenino), basándose en el principio de que el español y el francés utilizan el masculino como “género neutro”.

La prueba se dividió en cuatro bloques en los que se midió el denominado potencial de disparidad introduciendo una “palabra extraña” en cada bloque, enmarcado en un contexto de comunicación real. Tras las investigaciones se ha determinado que si es una mujer la que pronuncia un sustantivo femenino, la oyente la procesa con más rapidez que si la misma palabra la pronuncia un hombre. De manera inconsciente se preactivan una serie de palabras que se corresponden con el género del hablante.

Se ha registrado que el género gramatical masculino funciona como “género neutro”, recogiendo la representación genérica de entidades, personas o animales. De esta manera, la palabra “cantante” representaría a ambos géneros, al menos al ser procesadas por mujeres.
.
.
.
.
.
ETIQUETASPsicologíaNeurologíaSociedadLenguaje

Los osos se comunican a través del olor de sus pies


Las secreciones de las glándulas en la palma de sus pies y manos transmite información precisa sobre cada individuo. La “danza” de varios ejemplares marcando con fuerza el suelo despertó el interés de los científicos y ha llevado al hallazgo. Los resultados se publican en la revista ‘Scientific Reports’.
.
.

Los osos se comunican mediante los pies. Esa es la conclusión a la que ha llegado un estudio internacional con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que se publica en la revista Scientific Reports. Los resultados del trabajo revelan que los osos se comunican entre sí a través de las secreciones emanadas por las glándulas situadas en la planta de sus pies y manos, transmitiendo información precisa sobre el ejemplar que ha pasado por la zona.

El hogar de los osos es muy amplio por lo que esta comunicación química les permite conocer con qué congéneres conviven. Ya se conocían algunos comportamientos que permitían la comunicación entre diferentes individuos; como marcar árboles para establecer dominancia o emitir secreciones a través de las glándulas anales, señales relacionadas con el sexo del ejemplar. “Aunque sabíamos desde hace tiempo que los osos realizaban una especie de “baile” apretando con fuerza sus manos y pies contra el suelo, desconocíamos el fin con el que lo hacían. Ahora hemos descubierto que este comportamiento, que había pasado desapercibido para la comunidad científica, está relacionado con la comunicación química entre individuos”, explica Eloy Revilla, investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana.

Los expertos identificaron esta “danza” mediante la observación de grabaciones de osos pardos en la cordillera Cantábrica y para confirmar su hipótesis realizaron análisis histológicos, bioquímicos y de comportamiento. Los datos han demostrado la presencia de glándulas sudoríparas y sebáceas especializadas en la palma de las manos y pies de los osos. Dichas glándulas segregan 26 compuestos químicos específicos, seis de ellos exclusivos de los machos, que los osos utilizan activamente para transmitir información sobre su presencia a los demás individuos con los que conviven.

Como apunta Agnieszka Sergiel, miembro del equipo polaco que participa en el estudio: “Los osos son animales que pasan la mayor parte del tiempo solos y, sin embargo, comparten espacio con otros individuos. Necesitan saber si hay congéneres en su territorio, si hay machos rivales, otros ejemplares con quien aparearse o saber si algún macho puede suponer una amenaza para sus crías. La información que ofrecen las emisiones de las glándulas sudoríparas y sebáceas es fundamental”. “Igual que algunos humanos pueden saber quién ha estado en una habitación por el rastro del olor que ha dejado, los osos pueden hacerlo aunque de una manera muy precisa y en un espacio mucho mayor”, añade Sergiel.
.
.
Referencia bibliográfica | A. Sergiel, J. Naves, P. Kujawski, R. Maślak, E. Serwa, D.Ramos, A. Fernández-Gil, E. Revilla, T. Zwijacz-Kozica, F. Zięba, J.Painer y N. Selva. Histological, chemical and behavioural evidence of pedal communication in brown bears. Scientific Reports. DOI: 10.1038/s41598-017-01136-1
.
.
.
.
.
ETIQUETASEcologíaMedio AmbienteComunicaciónCSIC

El tabaquismo pasivo durante el embarazo también afecta al desarrollo cognitivo de los bebés


Investigadoras de la URV han demostrado por primera vez que el tabaquismo pasivo altera el desarrollo cognitivo de los niños de la misma manera que lo hace en madres fumadoras.
.
.

Los efectos perjudiciales que el consumo de tabaco durante el embarazo tiene sobre el desarrollo de los niños son muy conocidos; sin embargo, de todas las drogas, el tabaco es la más ampliamente consumida durante la gestación. Investigadoras del grupo NUTRISAM-Nutrición y Salud Mental, de los departamentos de Psicología y de Ciencias Médicas Básicas de la URV, han demostrado que estas afectaciones también se producen cuando las mujeres están expuestas pasivamente al humo del tabaco de su entorno.

El estudio incluyó a 158 madres y a sus hijos. Durante el embarazo se registró, mediante cuestionarios administrados cada trimestre, el consumo de tabaco —tanto activo como pasivo—, alcohol y otras drogas. Una vez que nacieron los hijos, se llevó a cabo una evaluación de su comportamiento a las 48 horas de vida y un seguimiento de su desarrollo cognitivo a los 6, 12 y 30 meses.

A las 48 horas de haber nacido, los bebés de madres fumadoras o fumadoras pasivas presentaron más tensión muscular, excitabilidad e irritabilidad, en comparación con los hijos de las madres no fumadoras o que habían dejado de fumar al principio del embarazo. Estos signos, según las investigadoras, se pueden considerar síntoma de inmadurez del sistema nervioso central. A los 6, 12 y 30 meses también se observaron diferencias en el desarrollo cognitivo, pues los hijos de madres fumadoras o fumadoras pasivas obtuvieron peores puntuaciones en el desarrollo del lenguaje. A los 6 y 12 meses mostraban más dificultades en el balbuceo, la repetición y discriminación de sonidos, las vocalizaciones prelingüísticas, las primeras palabras, etc. A los 30 meses (dos años y medio) presentaban más dificultades en cuanto al lenguaje expresivo y receptivo.

En relación con estos resultados, las investigadoras explican que, independientemente de cuál sea la forma de consumo del tabaco, activa o pasiva, la nicotina pasa al torrente sanguíneo de la madre, atraviesa la placenta y afecta directamente el sistema nervioso central del feto, que se desarrolla durante la gestación. Paralelamente, el tabaquismo provoca hipertensión arterial en la madre, lo que dificulta el flujo sanguíneo entre la madre y el feto. Esto se traduce en un menor aporte de oxígeno y alimento, lo que provoca en muchos casos que los bebés nazcan con poco peso.

La importancia de esta investigación radica, por una parte, en el hecho de que, al estudiar las relaciones entre el consumo activo o pasivo de tabaco durante la gestación y el desarrollo cognitivo, se tuvieron en cuenta otras variables que pueden estar asimismo relacionadas, tales como la ansiedad de la madre durante el embarazo, el tipo de parto, el peso al nacimiento, la edad gestacional, la psicopatología del padre y la madre, el vínculo, la exposición pasiva del niño al tabaco y el nivel socioeconómico.

Por otro lado, los resultados del trabajo también pusieron de manifiesto que los hijos de las madres que dejan de fumar en el primer trimestre de gestación tienen las mismas características psicosociales, demográficas y cognitivas que los niños de madres que no habían fumado o que lo habían dejado antes del embarazo. Este dato refuerza la importancia que tiene dejar de fumar una vez que se conoce el embarazo.
.
.
Referencia bibliográfica | Carmen Hernández-Martínez, Núria Voltas, Blanca Ribot, Victoria Arija, Joaquín Escribano, Josefa Canals. “Effects of Prenatal Nicotine Exposure on Infant Language Development: A Cohort Follow Up Study”. Maternal and child health journal. July 2016. DOI 10.1007/s10995-016-2158-y
.
.
.
.
.
ETIQUETASSaludPsicología