El efecto amigo-escudo y la percepción del riesgo de infección por covid

.
Una investigación publicada por investigadoras de la Universidad Carlos III de Madrid muestra que los individuos perciben menos el riesgo de infección por covid-19 y adoptan menos conductas de protección de la salud cuando asocian el riesgo con amigos cercanos, un fenómeno denominado "efecto amigo-escudo".
.
Fotografía | Audience de Pixabay
.
.
Durante la pandemia, la gente tiene en cuenta el riesgo de infección que corre al exponerse a otras personas a la hora de decidir cuántos productos de protección sanitaria va a comprar o si va a cenar en el interior de un restaurante o en una cafetería. Al hacer esto, según muestra la investigación, los individuos perciben menos riesgo de infección por Covid-19 y adoptan menos comportamientos de protección de la salud cuando su mente hace algún tipo de asociación con sus amigos cercanos, un fenómeno denominado "efecto amigo-escudo".

Este estudio surge de experiencias personales que ambas hemos tenido. Nos dimos cuenta de que nos sentíamos más o menos vulnerables a la infección por covid-19 en función de las personas con las que estábamos, es decir, que probablemente nos sentíamos más seguras con los amigos íntimos. Nos fascinó este sesgo aparentemente irracional y quisimos estudiar en qué contexto se manifestaba ese sesgo de protección de los amigos.

Utilizando un estudio de campo y cuatro experimentos, descubrimos que esto ocurre en una amplia gama de contextos: cuando se piensa en un amigo mientras se leen noticias relacionadas con la covid-19, cuando se percibe a un amigo como la fuente de una infección previa por covid-19 y cuando se observa la presencia de amigos durante una posible exposición a la covid-19 en lugares cerrados.

En concreto, los individuos que pensaron en un amigo antes de leer noticias relacionadas con la covid-19 decidieron después comprar una cantidad sustancialmente menor de artículos de protección sanitaria en una tienda web, como mascarillas y desinfectantes para las manos, en comparación con los que pensaron en un conocido. Este comportamiento señala que, en presencia de multitudes, los individuos se relajan más con las medidas de protección de la salud cuando asocian los riesgos de la covid-19 con los amigos.

Del mismo modo, en otro estudio, los participantes que atribuyeron su infección previa por covid-19 a un amigo planeaban gastar menos de la mitad en artículos de protección de la salud que los que asociaban la covid-19 con un conocido o un desconocido. Además, cuando preguntamos a los individuos que contemplaran una visita próxima a una cafetería interior con un amigo, anticiparon un riesgo de infección significativamente menor e incluso anticiparon que la cafetería estaría menos concurrida (es decir, sería menos arriesgada) que cuando contemplaban una visita con un conocido.

Recogimos nuestros datos entre abril de 2020 y febrero de 2021, el primer año de la pandemia. Como había varias restricciones, tuvimos que realizar nuestros estudios en línea, por lo que nos centramos en las percepciones de riesgo, que suelen ser predictores fiables de los comportamientos.

Nuestro efecto amigo-escudo se basa en la sensación de seguridad que se siente con los amigos cercanos, que es un fenómeno universalmente compartido en todas las culturas. Por lo tanto, aunque los experimentos se hayan realizado con individuos de Estados Unidos, creemos que el efecto se replicará en España.

Es importante destacar que encontramos que el efecto amigo-escudo es más prominente entre las personas que perciben una mayor brecha entre aquellos con los que se sienten cercanos (el llamado grupo interno) y con los que se sienten distantes (grupo externo). Esperamos que esto sea así tanto en Estados Unidos como en España. Sin embargo, en EE.UU., los conservadores tienden a tener unos límites más claros entre el grupo interno y el externo que los liberales, y por esta razón encontramos que los conservadores mostraron un efecto amigo-escudo más fuerte que los liberales. Se necesitan estudios futuros para abordar cómo se relaciona el efecto amigo-escudo con las orientaciones políticas en España.

Limitar las interacciones a los amigos íntimos y a los miembros de la familia ha sido una medida de protección comúnmente recomendada para reducir la transmisión de la covid-19 durante la pandemia. Sin embargo, nuestros hallazgos demuestran que estas burbujas sociales tan estrechas pueden crear involuntariamente otros problemas en la práctica, ya que las personas tienden a percibir menores riesgos de infección y a adoptar comportamientos sanitarios menos protectores. Es decir, acostumbrar a las personas a pasar la mayor parte de su tiempo con su círculo social más cercano puede resultar contraproducente e intensificar una falsa sensación de seguridad e invulnerabilidad ante posibles (futuros) riesgos de infección.

Por lo tanto, insistimos en que los responsables de la seguridad deberían hacer un mayor esfuerzo para informar al público sobre los sesgos psicológicos, concretamente sobre el irracional y potencialmente peligroso efecto amigo-escudo. Asimismo, los responsables de las políticas públicas podrían considerar el diseño de campañas sanitarias más específicas para las personas más propensas a un efecto amigo-escudo más fuerte.

Aumentar la conciencia de este fenómeno podría ayudar a las personas a reconocer y contrarrestar proactivamente su tendencia a minimizar el riesgo de infección y a adoptar un comportamiento menos protector de la salud en presencia de amigos durante las pandemias. Después de todo, por muy cariñosos e íntimos que sean, los amigos y la familia no pueden proteger a alguien de contraer y sufrir un virus transmitido por una amplia gama de otras personas.
.
Trabajo de referencia

Eline de Vries es profesora titular de Marketing en el Departamento de Administración de Empresas de la Universidad Carlos III de Madrid.
Hyunjung Crystal Lee es profesora adjunta de Marketing en el Departamento de Administración de Empresas de la Universidad Carlos III de Madrid.
Este texto se publicó originalmente en el Science Media Centre España, en su sección Voces expertas
.
FUENTE • Agencia SINC.....
.
ETIQUETAS • Covid-19CoronavirusSociedad.....
.
.

Las ballenas sobrevivieron a siglos de caza indiscriminada

.
Una investigación publicada en la revista Scientific Reports revela la dinámica poblacional de la ballena franca a través de la historia.
.
Ballena Franca Austral en Puerto Madryn. Fuente: Laboratorio de Mamíferos Marinos CESIMAR-CONICET
.
.
“A finales del siglo XVII, estimamos que había cincuenta y ocho mil ballenas en el Atlántico sudoccidental; hoy, que la población se está recuperando, hay cerca de cinco mil, lo que representa menos del diez por ciento del total estimado previo a la remoción por caza. En 1830, por ejemplo, llegó a haber menos de dos mil”, comenta Alejandra Romero, investigadora adjunta del Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos “Almirante Storni” (CIMAS-CONICET). Romero forma parte de un grupo que dirige el investigador del Centro para el Estudio de Sistemas Marinos (CESIMAR-CONICET), Enrique Crespo, y que tiene por objetivo conocer la historia de explotación de distintos organismos marinos que habitan la Patagonia y estudiar los mecanismos de recuperación que permitieron que estos animales sigan presentes.

Para poder realizar este estudio, publicado en la revista Scientific Reports, Romero debió recabar información de distintas fuentes y entrevistar a varios referentes para poder reconstruir, en números, que cantidad de ballenas capturaban las embarcaciones de distintos países en esta región del mundo.

“Recopilamos una gran cantidad de información y hoy hemos reconstruido la serie de capturas históricas de ballenas desde el siglo XVII hasta la actualidad. Revisar todos esos datos fue un arduo trabajo. Por ejemplo, obtuvimos el acceso a los libros aduaneros del Reino Unido. Ahí se encuentran los registros, escritos a mano, de todo lo que importaron durante el siglo XIX desde diferentes regiones del mundo. Me insumió alrededor de cuatro meses discriminar los datos de la cantidad de ballenas capturadas en el Atlántico Sur y que llegaron al Reino Unido”, describe la Romero.

En la investigación se explica además que la ballena y otros animales marinos, como lobos y elefantes, eran explotados porque su grasa tenía un alto interés comercial. “Los primeros que comenzaron a capturar ballenas fueron los vascos. Empezaron en el siglo VI y la actividad más importante fue entre el siglo XIII y el XVIII. Se iban desde el Golfo de Vizcaya hasta Terranova y la península de Labrador y ahí tenían bases donde pasaban el invierno y luego volvían con la grasa fundida y otros subproductos de la ballena. La grasa, entre otras cosas, se usaba en lámparas de aceite. Durante la Edad meda, con la grasa de estos animales se iluminó toda Europa”, agrega Crespo.

También, según Crespo, es importante destacar que en los inicios la captura de ballena se trataba de una actividad que se desarrollaba de manera manual. “Se las cazaba con arpón de mano desde pequeñas embarcaciones a remo y los vascos capturaban unas cincuenta ballenas por año. Era una actividad sumamente riesgosa y quienes cazaban corrían mucho riesgo de sufrir heridas, congelamiento de miembros y amputaciones”, aclara.

Con el paso de los años y a medida que la tecnología y las artes de pesca fueron mejorando, la cantidad de ballenas capturadas fue incrementándose. A tal punto que en diferentes épocas, distintas especies de ballena estuvieron al borde de la extinción.

“En el caso de la caza de la ballena franca en el Atlántico sudoccidental, los primeros registros de capturas datan de 1602 y fueron llevadas a cabo por la corona portuguesa. Posteriormente se sumaron barcos balleneros de bandera americana, británica, francesa y española. Estimamos que en total se removieron alrededor de cincuenta mil ballenas entre los siglos XVII y XX”, menciona Romero. En 1935, la ballena franca austral fue protegida por leyes internacionales, “pero en 1962, por ejemplo, fueron capturadas ilegalmente por embarcaciones soviéticas, 1335 ballenas en aguas internacionales”, advierte Crespo.

Las políticas de moratoria en la caza implementadas en 1986 por la Comisión Ballenera Internacional permitieron a todas las especies de ballenas recuperar en mayor o menor grado sus poblaciones. “En la actualidad, la tasa de crecimiento poblacional de las ballenas que habitan el Atlántico sudoccidental es positiva, y nuestro estudio proyecta que para el 2030 habrá cerca de cinco mil quinientos individuos. Y aunque aún está lejos del número máximo de su población original, la comprensión de la dinámica de las poblaciones de ballenas resulta fundamental para gestionar y diagramar estrategias de conservación”, concluye Romero.
.
.
ETIQUETAS • EcologíaMedio AmbientePescaOcéanos.....
.
.

El 'efecto acopio', la compra emocional ante el miedo

.
El 23% de los españoles afirma haber hecho acopio de alimentos por si acaso desde el inicio de la guerra. Según los expertos, limitar el número de productos aumenta la sensación de pánico e inseguridad en el consumidor y lo incita a un mayor aprovisionamiento.
.
Fotografía | ElasticComputeFarm de Pixabay
.
.
Núria Bigas Formatjé | UOC

El consumo de aceite de girasol que tiene un español durante todo un año es de 4 litros; desde el inicio de la guerra en Ucrania, el gasto que están haciendo algunos consumidores es de 5 litros al mes. Esta reacción es lo que los expertos consideran "efecto acopio". "Es la acción que realiza un consumidor al comprar más productos de los que realmente va a consumir en un período corto de tiempo para tenerlos como reserva en sus despensas. Se trata de un comportamiento que normalmente se produce debido a la falsa sensación de desabastecimiento de ciertos productos o por el anuncio de un encarecimiento de la materia prima que le lleva a comprar el producto en este momento y en mayor cantidad, antes de que suba de precio", explica Cristian Castillo, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Crece la incertidumbre, sube la compra emocional, el acopio

La guerra en Ucrania y los posibles problemas económicos y de suministro derivados de este conflicto han hecho que crezca la incertidumbre en los consumidores. Según el observatorio de 40dB de abril de 2022, el 92% de los españoles cree que la guerra entre Rusia y Ucrania afecta negativamente a la economía española y solo un 3% niega que sea así. "En época de crisis económica, o cuando se producen situaciones que generan incertidumbre sobre el tiempo que pueden prolongarse y la posibilidad de que se agraven, el consumidor tiene una sensación de pérdida de seguridad y desarrolla un comportamiento de compra compulsiva (emocional)", explica Neus Soler, profesora colaboradora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. En esta misma línea, Juan Carlos Gázquez-Abad, también profesor colaborador de estos Estudios, afirma que "efectivamente, por una parte, lo emocional derivado de una situación extrema y complicada hace que los consumidores se vuelvan más sensibles a todo lo relacionado con el entorno e intenten maximizar su sensación de seguridad. Pero, por otra parte, lo racional hace al consumidor intentar reducir los gastos lo máximo posible, incrementar el ahorro y sentir que la situación está 'bajo control'".

Limitar la compra aumenta el pánico y la inseguridad

El efecto acopio explica, en parte, las imágenes de estantes vacíos de algunos productos en muchos supermercados, sobre todo aceite de girasol y leche. Según el barómetro de abril de 40dB, casi el 23% de los españoles afirma haber hecho acopio de alimentos "por si acaso" desde el inicio de la guerra y un 25% no lo ha hecho pero se lo ha planteado. "Una situación como la actual, de incertidumbre económica, en la que la ciudadanía recibe constantemente noticias sobre 'lo que se nos viene encima', o sobre 'el posible desabastecimiento de ciertos productos', provoca una reacción totalmente emocional de protección que impulsa a la compra de más productos de los necesarios… todo bajo la premisa del 'por si acaso'", detalla Castillo, también investigador del grupo Sustainability and Management Research Group.

Para controlar este acopio, algunos grandes almacenes pusieron límite a las compras de ciertos productos y, recientemente, el gobierno ha optado por limitarlas, modificando la Ley de Comercio Minorista y permitiendo el racionamiento "ante circunstancias extraordinarias o de fuerza mayor". "Estas decisiones aumentan la sensación de desabastecimiento en los consumidores y provocan también un aumento del 'pánico' y de la inseguridad sobre lo que va a pasar en el futuro que, a su vez, conducen a un mayor acopio de productos", advierte Gázquez-Abad. Soler añade que otra consecuencia negativa es que el aumento de la demanda favorece que suban los precios. "Cuando el producto escasea y mucha gente quiere conseguirlo, se está más predispuesto a pagar un precio más caro".

La pandemia no ayudó

Ya pasó con el papel higiénico, y es que la pandemia aumentó la compra emocional de este producto en tiempos de inestabilidad. "Cuando las experiencias que hemos vivido anteriormente han dejado un poso de intranquilidad en nosotros (con la pandemia aprendimos que la sensación de estar seguros se puede ver alterada en cualquier momento), ante una nueva situación excepcional o diferente se nos puede disparar enseguida la alarma, haciendo que reaccionemos de una forma exagerada", afirma Soler. En España, esta vez ha sido el aceite de girasol aunque, precisamente, es el principal productor mundial (30% del total mundial y el 41% en la Unión Europea). "Sin ninguna duda, ha sido una compra totalmente irracional, porque su suministro estaba totalmente garantizado. Es difícil explicar la causa de las compras masivas de aceite de girasol, porque fueron totalmente irracionales y, por lo tanto, de difícil explicación", comenta Castillo.

A pesar del miedo, existe una situación de desabastecimiento real provocado principalmente por "la pandemia, la guerra de Ucrania, la huelga de transportistas y el consumo irracional", explica Castillo, que añade que "es cierto que algunos productos pueden tener problemas de suministro puntuales, pero no es motivo de preocupación. Lo que sí es una realidad, es que los precios de los productos pueden continuar subiendo como consecuencia de la situación global". Algunos expertos aseguran que el desabastecimiento puede ser muy grave durante el mes de abril. "Si esta situación continúa como hasta ahora, en la que arrastramos las consecuencias de una huelga de transportistas y consumos irracionales de productos, la respuesta es sí. Efectivamente, podemos encontrarnos ante una situación muy complicada, especialmente para adquirir productos perecederos como la leche, la frutas o la verdura", concluye Castillo.
.
.
ETIQUETAS • ConsumoComercioSociedadEconomíaAlimentación.....
.
.

Usar la actividad eléctrica de los hongos para la computación

.
Proponen técnicas para interpretar las señales eléctricas que usan los hongos para comunicarse de forma interna. Esta investigación aborda la complejidad de la fusión sensorial y la toma de decisiones sobre los hongos.
.
Image by Tomasz Proszek from Pixabay
.
.
Los materiales constan de una variedad de propiedades que pueden usarse para resolver problemas computacionales, según estudios en computación basada en sustratos. Las computadoras BZ, las computadoras de moho mucilaginoso, las vegetales y las computadoras de canicas líquidas basadas en colisiones son solo algunos ejemplos de prototipos producidos para dispositivos informáticos futuros y emergentes. Sin embargo, modelar los procesos computacionales que existen en tales sistemas es una tarea difícil en general, y determinar qué parte del sistema incorporado está realizando el cálculo todavía no es algo que esté adecuadamente definido.

Afirmar que los hongos son los organismos vivos más inteligentes del mundo parece una exageración. Sin embargo, un reciente estudio de Mohammad Mahdi Dehshibi, investigador de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), y que añade más conocimientos a una colección creciente sobre el uso de los materiales fúngicos, asienta esta idea. Sus implicaciones son muchas y prácticas a medio y largo plazo. Entre ellas encontramos la posibilidad de utilizar los tejidos de los hongos como auténticas máquinas de computación. ¿Cómo podríamos emplear un hongo como si fuera un ordenador?

Convertir las señales eléctricas de los hongos en mensajes

El micelio de hongos como Pleurotus djamor, también conocido como seta rosa, puede resolver un increíble rango de problemas de geometría computacional, según explicaba Mohammad Mahdi Dehshibi en un artículo anteriormente publicado sobre materiales fúngicos. "Al cambiar las condiciones ambientales, podemos reprogramar una geometría y una estructura teórica de gráficos de las redes de micelio y luego usar la actividad eléctrica de los hongos para realizar circuitos de computación", confirmaba el investigador.

En el reciente estudio, Electrical activity of fungi: Spikes detection and complexity analysis, publicado por Mohammad Mahdi Dehshibi, del grupo Scene Understanding and Artificial Intelligence Lab (SUNAI), de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, en colaboración con Andrew Adamatzky, del Laboratorio de Informática no Convencional de la UWE Bristol, los investigadores demuestran que la seta rosa genera una serie de picos de potencial eléctrico que se propagan por un micelio creciente.

La propiedad electromagnética del hongo responde a la complejísima comunicación interna que utiliza y puede analizarse y utilizarse para operar y desarrollar medidas de computación. En la investigación, los autores proponen diversas medidas para poder "traducir" estas señales eléctricas en mensajes según la clasificación de los picos de potencial que se pueden detectar.

Las señales eléctricas en el tejido fúngico son tan tenues y complejas que es imposible analizarlas con técnicas estándar de neurociencia, la disciplina que tradicionalmente se dedica a medirlas. La propuesta de los investigadores consiste en un método para detectar el tiempo de llegada de los picos a través de un algoritmo exhaustivo que permite una caracterización eficiente de la actividad eléctrica.

La clave del complejo lenguaje de los hongos

Los hongos se cuentan entre el grupo de organismos vivos más grandes, más ampliamente distribuidos y más antiguos del mundo. Entre las muchas ventajas para que sean considerados como un material interesante están su enorme disponibilidad ―gratuita―, su resistencia, su capacidad de automantenimiento y su rápido crecimiento. A todo esto, tal y como demuestran en el estudio, hay que añadir la complejidad comunicativa que presentan las señales eléctricas del hongo.

Para hacernos una idea, los investigadores han comprobado que la complejidad de dicho "lenguaje" es mayor que el de muchas lenguas humanas en términos de comunicación. Esa realidad abre la posibilidad de usar dichas señales como métodos de transmisión de información y computación eficientes y prácticos, convirtiendo a los hongos en potenciales ordenadores de alto interés.

"Actualmente hay dos grandes retos a los que enfrentarse [para poder usar los hongos como ordenadores]", explicaba Dehshibi. "El primero es implementar una computación con propósito, que tenga sentido. El segundo es caracterizar las propiedades de los sustratos fúngicos para descubrir su verdadero potencial computacional". Estos dos pasos son indispensables para confeccionar unidades funcionales de computación.

Diseñar sensores ambientales

¿Veremos, entonces, un ordenador portátil con un microprocesador hecho con hongos? Para el autor, el objetivo de las computadoras fúngicas no es reemplazar los chips de silicio, ya que las acciones en este tipo de ordenadores son demasiado lentas para eso. Pero sí se podrían usar las propiedades de los hongos como un "sensor ambiental a gran escala". Las redes fúngicas podrían monitorizar grandes cantidades de flujos de datos como parte de su día a día. Si pudiéramos conectarnos a sus redes e interpretar las señales que utilizan para procesar la información, podríamos aprender más sobre lo que está sucediendo en un ecosistema y actuar en consecuencia.
.
.
ETIQUETAS • Medio AmbienteInvestigaciónTecnología.....
.
.

El plástico inunda Galápagos: encuentran restos en agua de mar, playas y animales

.
Un estudio registra más de 400 partículas de plástico por metro cuadrado de playa en las áreas más afectadas en este refugio de biodiversidad a escala mundial.
.
Image by Sergei Tokmakov, Esq. from Pixabay
.
.
Un estudio realizado por la Universidad de Exeter (Reino Unido), Galápagos Conservation Trust (GCT) y el Centro de Ciencias de Galápagos ha encontrado restos de plástico en todos los hábitats marinos de la isla de San Cristóbal, donde Charles Darwin desembarcó por primera vez.

En las zonas más afectadas se encontraron más de 400 partículas de plástico por metro cuadrado de playa. También se encontró plástico en el interior de más de la mitad de los invertebrados marinos estudiados (como percebes y erizos) y en el lecho marino.

Los hallazgos sugieren que la mayor parte de la contaminación plástica en Galápagos, un refugio de biodiversidad a escala mundial, llega a través de las corrientes oceánicas, según la información de la Universidad de Exeter recogida por DiCYT.

El estudio también identifica a los vertebrados marinos de Galápagos con mayor riesgo de tragar plástico o enredarse, incluidos los tiburones martillo, los tiburones ballena, los leones marinos y las tortugas marinas.

"La imagen prístina de Galápagos puede dar la impresión de que las islas están de alguna manera protegidas de la contaminación plástica, pero nuestro estudio muestra claramente que no es el caso", apunta Ceri Lewis, del Instituto de Sistemas Globales de Exeter.

Los niveles más altos de plástico se encontraron en las playas del este, que están expuestas a la contaminación a través de la corriente de Humboldt. "Estas playas incluyen Punta Pitt, un sitio altamente contaminado que es el hogar de las iguanas marinas ‘Godzilla’ que, como gran parte de la vida silvestre de Galápagos, no se encuentran en ningún otro lugar del mundo”, agrega. "Existen menos de 500 iguanas marinas ‘Godzilla’, y es preocupante que estén viviendo junto a este alto nivel de contaminación plástica", advierte.

En cuanto a las partículas microplásticas que se encuentran dentro de los invertebrados marinos, el autor principal, Jen Jones, señala que "estos animales son una parte crucial de las redes alimentarias que sustentan a las especies más grandes que viven en las Islas Galápagos y sus alrededores".

En este sentido, señala que "los efectos potenciales sobre la salud de la ingestión de plástico en los animales marinos son en gran parte desconocidos y se necesita más investigación".

Impacto del plástico en los vertebrados

Para analizar el posible impacto del plástico en los vertebrados marinos de Galápagos, como leones marinos y tortugas, los investigadores revisaron 138 estudios sobre la ingestión y el enredo por plástico entre dichas especies en todo el mundo. También consideraron en qué lugar de Galápagos habita cada especie y consideraron su estado de conservación en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.

El estudio identifica 27 especies que necesitan un monitoreo y mitigación urgentes. "Dado el nivel de contaminación que hemos encontrado en esta remota ubicación, está claro que la contaminación plástica debe detenerse en su origen. No se puede solucionar el problema simplemente limpiando playas", concluye Jones.
.
Los principales hallazgos del estudio

• Solo el 2% de los "macroplásticos" (elementos y fragmentos de más de 5 milímetros) se identificó como procedente de las islas. La cifra real podría ser más alta, pero los hallazgos sugieren que la mayor parte del plástico llega por las corrientes oceánicas.

• Estos macroplásticos se encontraron en 13 de las 14 playas de arena estudiadas, con 4.610 elementos recolectados en total.

• Se encontraron acumulaciones significativas de plástico en hábitats clave, incluidas costas rocosas de lava y manglares.

• Se encontraron microplásticos en bajas concentraciones en todas las muestras de agua de mar y fondos marinos, con concentraciones más altas en el puerto sugiriendo alguna entrada local.

• Se encontró que las siete especies de invertebrados marinos examinadas contenían microplásticos. El 52% de las 123 personas examinadas contenían plástico.
.
.
ETIQUETAS • ContaminaciónMedio AmbienteOcéanos.....
.
.

Una investigación analiza las características de Apophis, el asteroide que se acercará a la Tierra en 2029

.
El estudio, en el que participan la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) y la Universidad Estatal Paulista Júlio de Mesquita Filho (UNESP) de Brasil, analiza la superficie y la dinámica de Apophis, un asteroide que pasará cerca de la Tierra en 2029.
.
Fotografía | Asteroide, de Alexandropov86, Pixabay
.
.
El asteroide Apophis fue descubierto en el año 2004 y lleva siendo monitorizado desde entonces debido a su catalogación como asteroide potencialmente peligroso (potentially hazardous asteroid, PHA), ya que se calculaba que tendría un 2% de probabilidades de impactar contra la Tierra. Esta posibilidad ya ha sido descartada y, de acuerdo con las últimas mediciones, Apophis llegará al punto de su trayectoria más cercano a la Tierra (38.000 kilómetros) el 13 de abril del año 2029.

Este estudio analiza las características físicas de este cuerpo celeste y los posibles efectos que pueda tener su acercamiento a la Tierra. Gabriel Borderes-Motta, investigador del Departamento de Bioingeniería e Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), explica que "la colisión no es la única posibilidad en eventos de aproximación como este. La interacción gravitacional entre un planeta y un cuerpo como Apophis puede cambiar la forma del cuerpo, romper el cuerpo en pedazos, desintegrar posibles piedras sueltas en la superficie del asteroide o, incluso, eliminar otros cuerpos que orbitan el asteroide (como rocas, satélites o anillos)... Nuestro estudio se centra en las dos últimas posibilidades: lo que sucede con las posibles piedras de la superficie y la órbita del asteroide".

Cómo se experimenta con un asteroide

La investigación en el ámbito espacial presenta el reto de que, en la mayor parte de las ocasiones, resulta imposible experimentar directamente con los materiales espaciales. Por este motivo, numerosas investigaciones se abordan desde el campo de las matemáticas y de la física, teniendo en cuenta el mayor número posible de variables.

El equipo de investigación responsable de este estudio ha analizado tanto los aspectos físicos del asteroide —entre ellos, su forma y las características de su campo gravitatorio—, como los factores que pueden influir en su trayectoria y en su ángulo de pendiente, tales como la presión de la radiación o la perturbación infligida por su cercanía a la Tierra. Para llevar a cabo esta investigación, el equipo ha realizado un conjunto de simulaciones numéricas —dos entornos de simulación con tres casos de experimentación cada uno— utilizando como muestra un disco de 15.000 partículas de diferentes tamaños en el entorno cercano de Apophis. El objetivo ha sido tratar de predecir cómo reaccionarán las partículas que orbitan el asteroide ante diferentes situaciones y cómo podrán influir estos supuestos en el comportamiento de Apophis.

El primer conjunto de simulaciones fue diseñado considerando sólo la perturbación gravitacional de Apophis en periodos de 24 horas durante 30 años. El segundo conjunto de simulaciones incluyó la perturbación producida por la presión de la radiación solar. En ambos conjuntos se propusieron tres casos en los que el asteroide tenía diferentes densidades. "Consideramos un poliedro de 340 metros con una densidad uniforme en tres casos distintos. En cada caso, se partía de una densidad de partículas diferente, de mayor a menor", comenta Gabriel Borderes-Motta.

A partir de estas simulaciones, se llegó a la conclusión de que el ángulo de inclinación del asteroide era mayor en las densidades bajas (4º) que en las densidades altas (2º); además, a menor densidad de las partículas y mayor presión de la radiación solar, menos partículas continuaron intactas. Dicho de otra forma, en un supuesto en el que Apophis tenga una densidad baja, se eliminaría aproximadamente el 90% de las piedras sueltas de su superficie durante el acercamiento a la Tierra. Además, los resultados han mostrado que el acercamiento de Apophis podría afectar mínimamente las mareas y producir algunos deslizamientos de tierra en la superficie del asteroide.

El equipo espera que el acercamiento del asteroide a la Tierra en 2029 sea una oportunidad para perfeccionar el modelo 3D utilizado para realizar simulaciones espaciales, además de permitirles investigar y predecir, con mayor precisión, los efectos sobre la superficie de Apophis. Todo esto supondría un aumento del conocimiento sobre los asteroides, que permitiría estar mejor preparados en el caso de que nuevos cuerpos celestes pasen cerca de la Tierra.
.
Trabajo de referencia | G Valvano, O C Winter, R Sfair, R Machado Oliveira, G Borderes-Motta, T S Moura. (2022) APOPHIS – effects of the 2029 Earth’s encounter on the surface and nearby dynamics. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, Volume 510, Issue 1, February 2022, pp. 95–109. https://doi.org/10.1093/mnras/stab3299
.
.
ETIQUETAS • Astronomía.....
.
.

El estilo de vida mediterráneo favorece el envejecimiento saludable

.
Una dieta saludable de tipo mediterráneo junto con una vida activa, suficiente descanso y alto grado de interacción social caracterizan la forma de vida mediterránea. Aunque se conocen las bondades de la dieta mediterránea, ahora un nuevo estudio de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid en el CIBERESP y el IMDEA de Alimentación ha mostrado que seguir un estilo de vida mediterráneo completo se asocia con menor riesgo de desarrollar fragilidad en los adultos mayores.
.
Fotografía | Davegerber de Pixabay
.
.
El síndrome de fragilidad es una condición frecuente en las personas mayores, afectando al 10% de la población mayor de 60 años. “La fragilidad resulta de la pérdida de reservas biológicas en muchos sistemas y órganos, que aumentan la vulnerabilidad incluso ante pequeños estresores, como una infección urinaria o un período de confinamiento. En las personas frágiles, esos estresores hacen más probable la hospitalización, la institucionalización o la muerte” -explica Javier Maroto-Rodríguez, uno de los autores principales del estudio- “Dado que la fragilidad es frecuente y tiene graves consecuencias, es importante identificar estilos de vida que puedan contribuir a su prevención”.

El equipo analizó los datos de una corte de 1.880 personas de 60 y más años participantes en el estudio ENRICA. Para analizar el estilo de vida mediterráneo utilizaron el instrumento MEDLIFE, un índice compuesto de 27 puntos que analiza la adherencia al estilo de vida mediterráneo. La fragilidad se diagnosticó a partir de la presencia de al menos tres de los siguientes cinco criterios: debilidad muscular, lentitud de la marcha, fatiga, baja actividad física, y pérdida no intencional de peso.

Los investigadores encontraron que las personas con una puntuación mayor (aquellas que seguían más fielmente el estilo de vida mediterráneo) desarrollaban con menor frecuencia el síndrome de fragilidad cuatro años después. “Esto es de vital importancia. Ya sabíamos que la dieta o la actividad física son factores muy importantes en el envejecimiento saludable, pero con esto demostramos que un enfoque integral puede disminuir el riesgo de fragilidad más que mejorando componentes del estilo de vida por separado” -continuaba Maroto-Rodríguez- “Los hábitos típicos de la cultura mediterránea, como una dieta rica en frutas y verduras, frutos secos, cereales integrales y pescado, el uso del aceite de oliva, evitar el picoteo entre horas, las actividades deportivas en grupo, comer con la familia y descansar adecuadamente, todo cuenta aquí. El efecto del conjunto es la clave”.

Según la Dra. Mercedes Sotos-Prieto, que dirigió la investigación, “Los componentes del estilo de vida han sido ampliamente estudiados en la comunidad científica, pero se ignoraba si tenían un efecto sinérgico sobre la fragilidad; es decir, no se sabía si varios comportamientos saludables a la vez tenían un beneficio mayor que el que se espera de cada uno de ellos por separado”. Sotos-Prieto también menciona cómo esto puede trasladarse a la práctica: “Con esta información se puede abordar la prevención de la fragilidad de una forma más eficiente y sencilla, ya que es más fácil recomendar a un paciente algunos estilos de vida saludables a la vez, en lugar de centrar todos los esfuerzos en un elemento específico que tendrá menos impacto sobre su salud”.

El estudio ha sido publicado en la revista Journals of Gerontology Series A: Medical Sciences. A pesar de que no incluye a población mayor institucionalizada, los autores creen que es importante utilizar un enfoque integral de los estilos de vida en todos los ámbitos. Además, los siguientes estudios deberían valorar este enfoque en poblaciones diferentes a la mediterránea.
.
Trabajo de referencia | Maroto-Rodriguez, J., Delgado-Velandia, M., Ortolá, R., García-Esquinas, E., Martinez-Gomez, D., Struijk, E.A., Lopez-Garcia, E., Rodriguez-Artalejo, F., Sotos-Prieto, M. 2021. A Mediterranean lifestyle and frailty incidence in older adults: the Seniors-ENRICA-1 cohort. The Journals of Gerontology: Series A, glab292.
.
.
ETIQUETAS • AlimentaciónDieta MediterráneaSociedadSalud.....
.
.

El cerebro tiene información de primera mano

.
En los mamíferos la médula espinal se encuentra protegida por la columna vertebral y de ahí se conecta diferentes partes del cuerpo, es la súper carretera de la información neuronal.
.
Fotografía | Hainguyenrp de Pixabay
.
.
El cerebro tiene un sistema privado de comunicación y recepción de información vital de los organismos que varía entre grupos según las necesidades y no se mezcla con el resto del sistema nervioso. Se le ha llamado arcos pares o nervios craneales, aunque no todos estén en el cráneo.

Un típico sistema nervioso consiste en dos estructuras principales, el encéfalo y la médula espinal (sistema nervioso central) y de allí se ramifican a diversas partes del cuerpo (sistema nervioso periférico). El sistema nervioso está presente en todos los animales a excepción de las esponjas. En los mamíferos la médula espinal se encuentra protegida por la columna vertebral y de ahí se conecta diferentes partes del cuerpo, es la súper carretera de la información neuronal.

El encéfalo necesita tener centros de información y respuesta que sean lo más directos posible, es decir, con la mínima cantidad de intermediarios. El grupo de los pares craneales recibe este nombre porque en sus primeras descripciones se asociaron a perforaciones en el cráneo (forámenes, hendiduras o fisuras) por donde conectan un área específica de la cabeza con el cerebro. De esta manera y dependiendo del grupo evolutivo de vertebrados, pueden tener hasta doce vías de comunicación llamados pares o nervios craneales. Estas 12 vías tienen funciones diferentes. Los pares I, II y VII son para recibir únicamente información (aferentes). Los III, IV y VI controlan movimientos (eferentes). El XI y XII están asociados directamente a músculos. Los V, VII, IX y X son considerados mixtos reciben información e inervan músculos. Adicionalmente, los pares III, VII, IX y X están conectados al sistema nervioso parasimpático, lo que implica que los movimientos no son voluntarios.

Los pares que se asocian únicamente con la información son el I llamado Olfatorio: trasmite los impulsos olfativos de las mucosas nasales que se encuentran en la lámina cribosa del etmoides dentro a la nariz con el bulbo olfatorio. II el Óptico: transmite los impulsos de la retina del ojo al tálamo y al mesencéfalo. VIII Vestíbulo estatoacústico: transmite los impulsos auditivos desde el canal auditivo interno del brazo coclear. También está asociado con el control del equilibrio y la posición tridimensional.

Los que controlan únicamente movimiento son el III Óculo motor: conectan a todos los músculos del ojo (recto superior, oblicuo inferior, recto medial, ciliares y elevador del párpado) con el mesencéfalo y para el sistema parasimpático al esfínter de la púpila. IV Troclear: conecta con el músculo oblicuo superior del ojo, es el que deprime y rota al ojo y se conecta con el mesencéfalo. VI Abductor: conecta al músculo recto lateral del ojo, para que pueda moverse al lado contrario de la nariz con el cuarto ventrículo del cerebro.

Los nervios que están asociados directamente a músculos son el XI Accesorio: conecta a los músculos esternocleidomastoideo, trapecio, de la faringe y laringe, es decir, del cuello y hombros con el bulbo raquídeo y el XII Hipogloso: conecta a la lengua con en el bulbo raquídeo.

Los mixtos son el V Trigémino: recibe la información sensorial del rostro incluyendo la córnea, cuero cabelludo, paladar, dientes, boca y lengua. Conectan a los músculos masticadores. VII Facial: reciben la información sensorial las papilas gustativas ubicadas en los dos tercios anteriores de la lengua y conecta a diversos músculos faciales para que el rostro pueda tener expresiones y a las glándulas salivales con la protuberancia anular. IX Glosofaríngeo: reciben la información del tercio posterior de la lengua, mucosa de la faringe y termina en el bulbo raquídeo. Conecta a la glándula salival parótida y músculos ubicados en la faringe. X Vago: recibe la información del sentido del gusto en la epiglotis y conecta a varios de los músculos laríngeos y a todos los faríngeos. En referencia al parasimpático conecta a la faringe, tracto respiratorio, corazón, estómago, ambos intestinos, entre otros con el bulbo raquídeo.

Algunos autores han propuesto un par craneal denominado cero, el que se asocia con el olfatorio y está encargado de generar la gonadotropina (hormonas secretadas por la glándula hipófisis que interviene en el ciclo reproductivo).

Los pares craneales resultan el medio de comunicación ideal y exclusiva para funciones determinadas que el cuerpo necesita realizar para su correcto funcionamiento.
.
.
ETIQUETAS • InvestigaciónSalud.....
.
.

Hallado un sistema planetario que permite vislumbrar el futuro del Sistema Solar tras la muerte del Sol

.
Científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) participan en el descubrimiento de un sistema formado por una estrella enana blanca y un planeta similar a Júpiter. El hallazgo, publicado en ‘Nature’, muestra que los planetas pueden sobrevivir a la muerte de su estrella.
.
Sistema planetario formado por una enana blanca y un planeta gaseoso. / W. M. Keck Observatory/Adam Makarenko
.
.
Dentro de unos cinco mil millones de años, el Sol agotará su combustible y comenzará a hundirse bajo su propio peso, proceso que calentará y dilatará las capas externas, que engullirán las órbitas de Mercurio, Venus, y puede que de la Tierra. A esta etapa, la de gigante roja, le seguirá otra en la que la envoltura se expandirá libre formando una nebulosa planetaria, y en cuyo centro aún brillará el núcleo desnudo de lo que fue el Sol, una estrella enana blanca.

Aunque algunos estudios afirmaban que los planetas podrían sobrevivir a la muerte del Sol, en concreto, los similares a Júpiter, las evidencias observacionales eran aún escasas. Ahora, un grupo de científicos con participación del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), presenta en el último número de la revista Nature el hallazgo de un sistema formado por una enana blanca y un planeta de tipo joviano, que permite vislumbrar el posible futuro del Sistema Solar.

Las imágenes de alta resolución obtenidas desde el Observatorio Keck revelan que la enana blanca recién descubierta tiene un 60% de la masa del Sol, y que su exoplaneta superviviente es un mundo gaseoso gigante con una masa un 40% mayor que la de Júpiter. El planeta gira en torno a la estrella en una órbita amplia, a una distancia mínima de unas tres veces la que existe entre la Tierra y el Sol.

"Este hallazgo confirma que los planetas que orbitan a una distancia suficientemente grande pueden seguir existiendo después de la muerte de su estrella –señala Joshua Blackman, investigador de la Universidad de Tasmania (Australia) que encabeza el estudio– Dado que este sistema es un análogo a nuestro propio Sistema Solar, sugiere que Júpiter y Saturno podrían sobrevivir a la fase de gigante roja del Sol".

El equipo descubrió el planeta mediante una técnica denominada microlente gravitatoria, que se produce cuando una estrella cercana a la Tierra se alinea momentáneamente con otra lejana. Esto crea un fenómeno en el que la gravedad de la estrella en primer plano actúa como lente y amplía la luz de la estrella de fondo. Si un planeta gira alrededor de la estrella cercana, deformará temporalmente la luz magnificada al pasar.

Cuando el equipo científico estudió la estrella anfitriona del planeta halló que su luz no era lo suficientemente brillante para una estrella ordinaria de la secuencia principal (o una estrella adulta). Los datos también descartaron la posibilidad de que se tratara de una enana marrón (un objeto intermedio entre las estrellas y los planetas gigantes) o de un objeto compacto como un agujero negro. La única opción viable era una estrella enana blanca.

"Dado que el 97% de las estrellas de nuestra Galaxia se convertirán en enanas blancas, este descubrimiento y los que le sigan nos permitirán vislumbrar el futuro de los exoplanetas", indica Camilla Danielski, investigadora del IAA-CSIC que ha participado en el hallazgo. El equipo de investigación tiene previsto incluir sus resultados en un estudio estadístico para averiguar cuántas otras enanas blancas cuentan con supervivientes planetarios intactos.
.
Trabajo de referencia | J.W.Blackman et al. A Jovian Analog Orbiting a White Dwarf Star. Nature. DOI: 10.1038/s41586-021-03869-6
.
.
ETIQUETAS • AstronomíaCSICInvestigación.....
.
.

La sequía y la subida del nivel del mar son los impactos del cambio climático que más afectarán a la cuenca mediterránea

.
Presentado el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas sobre impactos, adaptación y vulnerabilidad.
.
Sequía
.
.
El cambio climático inducido por el ser humano está causando una perturbación peligrosa y generalizada en la naturaleza y afecta a la vida de miles de millones de personas en todo el mundo. Las personas y los ecosistemas con menor capacidad para hacer frente a la situación son ya los más afectados, según afirma la comunidad científica en un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). La comunidad científica alerta de que el mundo se enfrenta a múltiples riesgos climáticos que viviremos durante las dos próximas décadas y que en el Mediterráneo han comportado a día de hoy un calentamiento de 1,5°C (por encima de la media global, 1,1°C).

Si no se reducen las emisiones en las próximas décadas y se supera temporalmente el nivel de calentamiento establecido en el Acuerdo de París (1,5°C), habrá graves impactos, algunos de los cuales serán irreversibles. El nuevo informe, elaborado por el Grupo de Trabajo II del IPCC, se ha centrado en analizar el impacto del cambio climático en los ecosistemas naturales y los sistemas socioeconómicos, así como la vulnerabilidad y la capacidad de adaptación de estos. También ha evaluado las mejores estrategias para reducir el impacto del cambio global a diferentes escalas. En este equipo internacional de expertos, participa Jofre Carnicer, profesor de ecología de la Facultad de Biología, el Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la Universidad de Barcelona y el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), que es el único experto de toda Cataluña —y uno de los pocos investigadores de todo el Estado— que ha formado parte de él. El documento lo han aprobado el domingo 27 de febrero de 2022 los 195 gobiernos miembros del IPCC en una sesión de aprobación virtual que se ha prolongado dos semanas, del 14 de febrero al 27 de febrero. El informe final es la segunda entrega del sexto informe de evaluación (IE6) del IPCC, que se completará este año.

Según la comunidad científica, entre 3.300 y 3.600 millones de personas viven en un contexto muy vulnerable al cambio climático, casi la mitad de la humanidad. A nivel global, las zonas más vulnerables son África central, el sudeste asiático y América central, mientras que, en el caso del continente europeo, la región más amenazada es el área del Mediterráneo. En este sentido, el nuevo informe es contundente: para evitar la pérdida creciente de vidas, de biodiversidad y de infraestructuras, es necesario adoptar rápidamente medidas ambiciosas para mitigar el cambio climático y adaptarse a él. A pesar de los avances constantes en experiencias locales que estudian cómo reducir los efectos negativos del cambio climático en diferentes sectores (adaptación), el informe revela que todavía existe una distancia entre las necesidades totales y las acciones pioneras que se están implementando progresivamente. Las consecuencias del cambio climático son más graves entre las poblaciones con menores ingresos y en determinadas zonas geográficas del planeta más vulnerables. Además, también se modulan en función de la edad y el género. El estudio destaca que el desarrollo económico actual es insostenible, y que es esencial considerar la participación inclusiva de todos los actores sociales, así como la equidad y la justicia climática, para desarrollar acciones de mitigación y adaptación transformadoras, encaminadas a un modelo de desarrollo sostenible y resiliente a los impactos del clima.

"Este informe es una advertencia terrible sobre las consecuencias que puede tener no actuar", alerta Hoesung Lee, presidente del IPCC. "Muestra que el cambio climático es una amenaza grave y creciente para nuestro bienestar y para mantener un planeta sano. Nuestras acciones de hoy determinarán la forma en que las personas se acabarán adaptando y cómo la naturaleza responderá a los riesgos climáticos crecientes", afirma.

Jofre Carnicer, autor principal de los capítulos de Europa y el Mediterráneo en el IPCC, es contundente: "El coste ambiental de la inacción es muy elevado, y el informe concluye que es necesario actuar antes de que se cierre la ventana de oportunidad que tenemos, que es de solo de dos o tres décadas. Cada acción es relevante, ya sea en el ámbito gubernamental e internacional, como en industrias y actividades sectoriales, o en cambios del estilo de vida de los ciudadanos, y estas acciones pueden contribuir progresivamente a reducir el calentamiento y los impactos en las próximas décadas y para las futuras generaciones". Por ello, el estudio remarca la necesidad de introducir urgentemente cambios profundos y transformadores en todos los sectores de la sociedad y, en especial, en todas las actividades económicas que generan emisiones. "Los costes de adaptación a los impactos del cambio climático serán mucho más altos si no implementamos drásticamente una reducción de emisiones decidida en las dos próximas décadas que nos acerque a una trayectoria de calentamiento inferior a 2°C", advierte Jofre Carnicer.

La biodiversidad, al límite

El resumen del informe del IPCC considera que la vulnerabilidad humana y la de los ecosistemas son interdependientes. Por eso, pone el acento en los efectos actuales y futuros del cambio climático en la biodiversidad. Para ello, se han utilizado más de 40.000 estudios que examinan los sistemas marinos y terrestres de todo el planeta. La ciencia afirma que el aumento de las oleadas de calor, las sequías y las inundaciones ya supera los umbrales de tolerancia de muchas plantas y animales, lo que ha provocado, por una parte, extinciones locales de poblaciones de algunas especies sensibles a la temperatura o con poca movilidad, como son las especies endémicas o más especialistas; por otra, mortalidades masivas de especies en hábitats más vulnerables al estrés térmico, como las praderas submarinas o los arrecifes coralinos. El informe tiene en cuenta estudios científicos que advierten que más del 50% de las especies del planeta se han desplazado en los últimos años, o hacia latitudes más al norte, o hacia zonas de mayor altitud, para huir del aumento de temperaturas.

Asimismo, el documento ha analizado el riesgo de extinción de más de 100.000 especies sobre las que se dispone documentación científica. Los resultados son preocupantes: "Podemos comprobar que en trayectorias de calentamiento por encima de los 1,5 °C, es decir, sin una reducción drástica de emisiones en las próximas dos décadas, el riesgo de extinción aumenta en muchos grupos taxonómicos, a menudo por encima del 10 % de las especies", asegura Jofre Carnicer. El informe no incluye resultados o información de especies a escala local, porque cada especie tiene una ecología única y cada patrón es extremadamente complejo, pero sí se hace eco de la primera extinción documentada de una especie de mamífero. Se trata del ratón con cola de mosaico (Melomys rubicola), originario de un islote tropical de baja altitud (Bramble Cay) cerca de Papúa Nueva Guinea, y que se ha extinguido después de que se redujera drásticamente su hábitat por impactos climáticos extremos y por la subida del nivel del mar.

Las medidas de adaptación para mantener la biodiversidad, de cuyos servicios dependemos absolutamente como sociedad, pasan por la restauración de los ecosistemas, la aplicación de soluciones basadas en la naturaleza y el aumento del territorio protegido. "Hay que proteger de forma más consistente las áreas naturales del planeta, porque somos muy dependientes de los servicios ecosistémicos para mantener la seguridad climática en el planeta. Los océanos y bosques absorben el 50% de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y contribuyen a regular la temperatura del planeta. El informe confirma que un aumento de los impactos climáticos puede causar declives en la eficiencia de absorción global del CO2 por parte de los ecosistemas y retroalimentar así positivamente el calentamiento", sostiene Jofre Carnicer. Para ello, el informe apuesta por pasar del 16% de áreas protegidas en el mundo —un dato pactado en los convenios mundiales sobre biodiversidad— al 30% o al 50% en 2030. "Las soluciones que consisten en proteger la naturaleza o restaurarla son importantes, pero es necesario que vayan acompañadas en primer lugar de reducciones drásticas de emisiones de gases en múltiples sectores durante las dos próximas décadas", puntualiza Carnicer.

Un Mediterráneo en riesgo asimétrico

Mediterráneo se calienta más rápidamente que la mayoría de zonas del mundo este ambiente ya ha aumentado la temperatura en 1,5°C, mientras que la media mundial se mantiene cerca de los 1,1°C. Hay consenso en que la sequía será un riesgo muy relevante en el Mediterráneo. En este sentido, las previsiones apuntan a un aumento considerable de las sequías: por cada grado que aumente la temperatura, veremos reducidas las lluvias en un 4 %, por lo que se prevé una disminución de entre un 5% y un 20%, según sea nuestra capacidad de reducir emisiones.

En el Mediterráneo, es clave abordar el uso del agua en la agricultura para tratar de adaptarse a esta sequía y al aumento de temperaturas. A su vez, es necesario promover otros métodos de agricultura que sean más eficientes y mantengan mejor la humedad del suelo, como la agricultura regenerativa, que mantiene el suelo más fértil y rico en materia orgánica.

Además, en la cuenca del Mediterráneo la vulnerabilidad al cambio climático es muy asimétrica. El informe revisa los objetivos de desarrollo sostenible en esta zona y revela que los indicadores son extremadamente diferentes entre la orilla sur y el norte de la cuenca mediterránea. La orilla sur registra índices de pobreza, seguridad alimentaria, acceso a las energías renovables, al agua, a la educación o a la salud más reducidos. Esto expone aún más a la población de esta zona a efectos del cambio climático porque, por ejemplo, disponen de menos recursos para adaptarse a los impactos futuros. "Un ejemplo muy claro de esa mayor vulnerabilidad al cambio climático en la orilla sur del Mediterráneo es el incremento del nivel del mar en Egipto, un país con 103 millones de habitantes. Solo en el delta del Nilo se espera que más de 6,3 millones de personas puedan quedar seriamente afectadas si el nivel del mar sube por encima de los 80 cm, una hipótesis de escenario planteada según las tendencias de emisiones de gases de efecto invernadero que tenemos hoy", explica Carnicer.

Seguridad alimentaria

En Europa, la agricultura será un foco decisivo de impactos y adaptaciones al cambio climático. La ciencia ya tiene constancia de que en los últimos cincuenta años se han triplicado las pérdidas de los cultivos europeos a causa de la sequía. En todo el mundo también se han observado caídas de producción de hasta el 5 % en los tres cultivos principales: maíz, trigo y arroz. En cuanto al futuro, en la región mediterránea se espera un descenso de hasta el 17% de productividad en los peores escenarios. Por otra parte, a escala mundial se estima que cerca del 10% de la superficie cultivable no podrá dedicarse a la agricultura por culpa del cambio climático en escenarios de alto calentamiento. Además, las personas que trabajan en el campo podrían estar sometidas a 250 días de mucho calor por año.

Aunque en la agricultura ya se toman medidas de adaptación, como los cambios en el calendario de los cultivos, los cambios de zonas de cultivos en áreas más altas, o el uso de especies más resistentes a la salinidad o a la carencia de agua, el informe documenta que en escenarios de elevado calentamiento (>2°C) algunas medidas de adaptación pueden dejar de ser efectivas y no podrán mantener la producción actual de alimentos.

Desarrollo resiliente en el clima

El informe actual reconoce que el desarrollo humano actual no es sostenible ni resiliente al cambio climático. En este contexto, el estudio destaca la necesidad de acciones transformadoras, que mitiguen drásticamente las emisiones y los efectos del cambio climático y que permitan adaptarse al territorio y las personas, con especial énfasis en la urgencia de desplegar opciones inclusivas y equitativas. El trabajo destaca así la necesidad de esquemas de gobernanza justos e inclusivos, en los que las medidas de adaptación se tomen teniendo en cuenta la voz de todos los actores y facilitando actividades de cocreación de las soluciones en los distintos ámbitos. Así, por ejemplo, se tiene en cuenta el conocimiento de las poblaciones locales e indígenas del mismo modo que los conocimientos más científicos. Por último, la comunidad científica remarca en el informe la necesidad de cooperación internacional y la colaboración de los gobiernos a todos los niveles con las comunidades, los grupos socialmente más desfavorecidos, la sociedad civil, los organismos educativos, las instituciones científicas y de otros tipos, los medios de comunicación, y los inversores y empresas para facilitar actividades más sostenibles y resilientes al cambio climático.

IPCC: ciencia internacional en beneficio de las políticas medioambientales

Los informes del IPCC proporcionan a los gobiernos datos del máximo interés científico que pueden utilizar para diseñar las políticas climáticas. También constituyen una contribución fundamental a las negociaciones internacionales para hacer frente al cambio climático en el marco de la Convención Marco sobre el Cambio Climático o Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (MNUCC).

En concreto, el IPCC comprende tres grupos de trabajo: el Grupo de Trabajo I, que analiza las bases físicas del cambio climático; el Grupo de Trabajo II, que estudia el impacto, la adaptación y la vulnerabilidad, y el Grupo de Trabajo III, centrado en la mitigación del cambio climático. Ahora, el nuevo informe del Grupo de Trabajo II amplía el marco de conocimientos sobre el cambio climático que hizo público el Grupo de Trabajo I en agosto de 2021, dentro del marco del sexto informe de evaluación (IE6) del IPCC.

Para elaborar el nuevo informe, un equipo científico internacional de cerca de doscientos expertos —designados por el gobierno de cada país— ha trabajado de forma coordinada durante los últimos siete años para recopilar el máximo de información científica —más de 40.000 publicaciones— sobre la problemática del cambio climático. Posteriormente, todo el conocimiento adquirido lo han revisado en diferentes fases los principales expertos de todo el mundo, así como los interlocutores gubernamentales que elaboran las políticas públicas relacionadas con el cambio climático. Por último, se elabora el informe que reúne las conclusiones más destacadas y se presenta de forma pública y abierta a toda la sociedad.
.
.
.
.